La suerte está ya echada para darle la vuelta a las encuestas

  • El PP y Ciudadanos cierran la campaña con la mente puesta en pactos, mientras que Unidos Podemos y el PSOE se disputan el voto de la izquierda.

Y llegó la hora de la verdad. Las distintas fuerzas políticas que presentan candidaturas al 26-J velan ya armas después de una campaña algo más light que la pasada del 20-D, pero igual de intensa para quien se ha recorrido la provincia de arriba a abajo, como destacaron ayer que lo habían hecho desde el PP y el PSOE. El objetivo: darle la vuelta a unas encuestas que en principio, si atendemos a las del CIS, pronosticaron que las urnas iban a dictar en la provincia de Córdoba poco más o menos el mismo resultado que ya fijaron a finales del pasado año: PP (dos escaños en el Congreso), PSOE (otros dos), Ciudadanos (uno) y Podemos (uno). Había que darle la vuelta a las encuestas y, menos Mariano Rajoy, el resto de los aspirantes a la Moncloa han pasado por Córdoba para apoyar a sus candidatos con ese objetivo. En precampaña lo hizo Pablo Iglesias (Unidos Podemos) y Pedro Sánchez (PSOE) -este último, de visita en la Feria-; mientras que Albert Rivera lo hizo en campaña.  A falta de la presencia del presidente del Gobierno en funciones, los populares han contado con el apoyo de varios ministros, mientras que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha estado en la capital hasta tres veces y alguna que otra más en la provincia.

Esta campaña se ha caracterizado además por tener en el centro de la diana de los ataques a Unidos Podemos, ese híbrido nacido de la confluencia de la izquierda que se postula, según también las encuestas, como la gran sorpresa por aquello del sorpasso -pasar al PSOE por la izquierda-. Tanto es así que el pasado jueves Susana Díaz pidió el voto de "aquellos que se sienten huérfanos de IU".

Los cabezas de lista por Córdoba al congreso de las cuatro grandes formaciones repiten, a excepción de el de Podemos; en esta ocasión Unidos Podemos. La sevillana Marta Domínguez ha sido sustituida por el histórico exdirigente de IU, Manuel Monereo, muy cercano a Julio Anguita. La número dos de esta formación es Antonia Parrado, quien se presentó el 20-D como cabeza de lista de Unidad Popular -la marca que adoptó IU para esos comicios- sin conseguir escaño. Ya se sabe que la Ley de D'hondt -esa con la que se calculan los escaños tras la jornada electoral- premia al bipartidismo, pero Unidos Podemos se presenta como la gran incógnita. Ayer, las distintas fuerzas políticas quemaron sus últimos cartuchos para conseguir romper esas encuestas e intentar darle un vuelco a los resultados del pasado 20-D haciendo balance de campaña.

PARTIDO POPULAR

Desde el mismo día de la presentación de la candidatura del PP, el cabeza de lista al Congreso, José Antonio Nieto, habló de "la unión de las fuerzas democráticas para conseguir un gobierno de estabilidad". Consciente de que volverá a darse un resultado sin mayorías absolutas, el último día de campaña volvió a apostar por ese pacto a tres bandas -PP, PSOE y Ciudadanos- con Mariano Rajoy en la Moncloa. "Hemos conseguido cumplir en campaña nuestros objetivos, y el primero era contarle a la gente por qué hemos tenido que repetir las elecciones, porque ha faltado voluntad de acuerdo en el PSOE. El PP reiteradísimamente pidió dialogar con el PSOE", apuntó. "Creo que eso lo van a castigar los votantes, porque van a exigir que estemos abiertos al diálogo y que todos seamos capaces de asumir que nos toca un tiempo diferente, sin mayorías absolutas ni hegemonías. Y tampoco debe de haber líneas rojas que nos marquen una imposibidad de hablar", añadió. 

Nieto destacó que "la gran visagra de gobierno" en la que se ha convertido ahora el PSOE tendrá que optar por "que se abra la puerta de la moderación, de la continuidad y del gobierno sobre la base de la Constitución" -la que ofrece el PP- o por "que se abra la puerta de un modelo de ruptura, que quiere romper con el modelo constitucional de 1978 y que quiere un modelo económico que ya no sea el de economía de mercado, además de querer un control de los medios de comunicación y de las libertades". 

El candidato popular se mostró convencido de que han conseguido que ese mensaje cale entre los votantes de la provincia "y confiamos en que haya una gran mayoría de cordobeses que apuesten por ese gran gobierno de coalición, que creo que es necesario, y más aún hoy después de la decisión de Gran Bretaña de dejar la Unión Europea, que va a tener un efecto clarísimo en multitud de políticas, pero fundamentalmente en dos que influyen muchísimo en Córdoba, la PAC y el problema de fronteras, con lo que ha supuesto de ventajas para el turismo", apuntó Nieto.

PARTIDO SOCIALISTA

El PSOE de Córdoba ha hecho una campaña electoral "directa, cercana y de contacto permanente con la ciudadanía", todo ello con el único objetivo de "escuchar a los cordobeses y conocer de primera mano sus opiniones y necesidades", según palabras de su secretario de Organización, Antonio Ruiz, quien  hizo ayer balance de campaña junto con la alcaldesa de la ciudad, Isabel Ambrosio. Una campaña con dos frentes abiertos, el de la lucha contra el miedo -PP- y el de la lucha contra el odio -Unidos Podemos-. La regidora insistió en que "frente al sufrimiento y al miedo que intenta meternos en el cuerpo el PP y frente al odio y el radicalismo que pregona Pablo Iglesias, tenemos la oportunidad de votar a la esperanza y al cambio sensato que representa Pedro Sánchez y el PSOE, sin miedo y sin odio, con alegría y con la cabeza bien alta". 

Los socialistas aseguran que no temen a esas encuestas que los sitúan como tercera fuerza política en el país tras el PP y Unidos Podemos, circunstancia que ha motivado una estrategia electoral algo subida de tono, sobre todo contra el partido de Pablo Iglesias, reivindicándose como la opción de la izquierda. "El próximo 26 de junio tenemos la oportunidad de darle la vuelta a las encuestas, porque ya se nota la remontada de los que no se resignan a perder nuestras señas de identidad, las señas de identidad de la izquierda de toda la vida, del socialismo de verdad, y van a ir a votar al PSOE porque no se fían de Pablo Iglesias, que un día se levanta comunista, otro chavista y otro peronista", dijo Ambrosio. 

Mientras, Ruiz aseguró que "ante los recortes" que ha llevado a cabo el PP, el PSOE dice sí a garantizar pensiones dignas; a garantizar la universalidad de la sanidad pública; a un Pacto de Estado por la Educación, que permita la derogación de la LOMCE y su inmediata paralización; y al Ingreso Mínimo Vital para más de 700.000 hogares sin ingresos. También dijo que, "frente a los recortes", el PSOE defiende el sí al cumplimiento de la Ley de Dependencia  y a derogar la reforma laboral

UNIDOS PODEMOS

El discurso de Unidos Podemos en Córdoba durante esta campaña ha sido el de iniciar el cambio desde Andalucía, cambio que empieza, según su candidato número uno al Congreso, Manuel Monereo, por conseguir el segundo diputado en la persona de Antonia Parrado. "Lo mejor de esta campaña para mí ha sido Antonia Parrado", dijo ayer Monereo. "Después, que hemos ido de menos a más [como la única alternativa de gobierno al PP], sintiéndonos depositarios de un proyecto cultural, político, que viene a decir poco más o menos que sólo Andalucía puede cambiar España", insistió. 

El candidato manifestó que al principio vio con " dudas" la confluencia de la izquierda que posibilitó la creación de Unidos Podemos, "porque una unidad que se hace de esa forma tan rápida a veces no funciona, pero al final se ha demostrado que ha sido algo extraordinario, ya que la unidad real es la gente; nosotros lo que hemos hecho es interpretar lo que quería la gente y hacerlo bien", apostilló. "Ese impulso de la gente nos ha llevado en volandas a ser la fuerza política alternativa que va a ganar las elecciones generales", destacó. 

Monereo criticó la campaña realizada contra ellos por los socialistas y especialmente la protagonizada por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. "Esta mujer cada vez que ha abierto la boca ha sido para insultarnos, para dividirnos  y echar sobre nosotros lodo. Nosotros no le hemos respondido así y, por lo tanto, lo único que nos parece es que la primera que va a llevar una lección en estas elecciones va a ser la señora Susana Díaz; se va a enfrentar por primera vez a una alternativa para España y Andalucía y vamos a vencer porque ella nos lo ha puesto muy fácil".

CIUDADANOS

"Hemos hecho una campaña lo más pegada y cercana a la gente posible", dijo ayer el cabeza de lista por Ciudadanos Córdoba la Congreso, Marcial Gómez. "Hemos explicado más detenidamente nuestro programa haciendo hincapié en nuestras propuestas económicas y porqué no pudo prosperar ese acuerdo de gobierno" firmado con el PSOE, detalló el candidato. Gómez insistió en que Ciudadanos va a continuar siendo "un referente" en lo que al diálogo se refiere para posibilitar un "gobierno estable, que acometa reformas y que tenga las manos limpias y libre de corrupción". 

En  lo económico, Ciudadanos Córdoba ha explicado cuestiones como "el contrato estable, las ayudas a los autónomos o el seguro individualizado contra el despido; también hemos incidido en nuestras políticas sociales, con aspectos como la emergencia social contra la pobreza infantil, y en la puesta en marcha de un pacto nacional de la educación", apuntó. "Creo que los cordobeses supieron apreciar el trabajo que realizamos para alcanzar un consenso y que hubiera un gobierno en España, un trabajo que continuaremos haciendo si tenemos la posibilidad de ello tras las elecciones", relató. "Nosotros nunca vamos a pedir sillones, ni ministerios en esas negociaciones, lo que vamos a pedir son políticas", añadió el candidato de Ciudadanos al Congreso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios