Cartaya, más cerca del Rocío con su nuevo Simpecado

  • La bendición del estandarte rociero pone más cerca a la hermandad cartayera de convertirse en filial

"Este es el final de un largo camino, pero el inicio de otro". Con estas palabras describió José Ángel Palacios el momento que vivieron este sábado las cientos de personas que se dieron cita en la parroquia de San Pedro Apóstol de Cartaya con motivo del acto de bendición del primer Simpecado con el que cuenta esta joven hermandad rociera de la localidad, cuyos miembros vienen trabajando desde hace ya más de una década para convertirse en hermandad filial del Rocío.

Palacios fue el encargado de realizar la exaltación de un Simpecado que recién llegado a Cartaya, fue al mismo tiempo presentado en sociedad, y del que comentó que simboliza el "difícil" pero al mismo tiempo "feliz" camino recorrido hasta este sábado "por aquel grupo de amigos que en su amor y devoción por la Virgen del Rocío, decidió allá por el año 2000 poner en marcha este bonito proyecto".

Un camino lleno de obstáculos, prosiguió, pero también de alegrías y retos superados como cuando en 2007 el grupo de amigos se constituyó en prohermandad de la Virgen del Rocío, y sobre todo cuando el 16 de julio de 2009 recibió el visto bueno del obispado de Huelva para convertirse en Hermandad del Rocío de Cartaya.

"El sueño comenzaba a hacerse definitivamente realidad -recalcó Palacios- pero se iniciaba entonces otro tramo del camino" que tenía como primer objetivo contar con el primer Simpecado, lo cual se ha conseguido hoy; y alcanzar la meta de ser reconocida como hermandad filial, en lo cual trabajan duro actualmente sus responsables.

Para la elaboración del Simpecado, según la presidenta de le hermandad, Consolación Palacios, "se ha contado con la participación y las propuestas que ha realizado todo el pueblo" siendo el diseño definitivo finalmente enviado en abril de 2012 al taller de bordados Salteras, que ha elaborado un paño de filigranas plateadas sobre terciopelo azul intenso. Por otra parte el imaginero sevillano José María Leal ha sido el encargado de la talla de la Virgen que centra el Simpecado, mientras que el taller Orfebrería Andaluza, se ha encargado del asta, tallada en plata.

Además de diversa simbología eclesiástica como el Cuerpo de Cristo, en el Simpecado también están representada la Blanca Paloma, símbolo del Espíritu Santo, y el edificio del viejo convento mercedario de la localidad, que, según José Ángel Palacios "será santo y seña del sentir popular de los cartayeros hacia la Virgen del Rocío.

La presidenta de la hermandad, visiblemente emocionada, no tenía palabras para describir "tan esperado momento". y es que según explicó tras el acto, "hoy se ha hecho realidad un bonito sueño para muchos cartayeros".

Antes de la Misa de Bendición del Simpecado, que fue oficiada en San Pedro por el cura párroco de Cartaya, Manuel Domínguez Lepe, los miembros de la hermandad se reunieron con los de la Patrona de la localidad, la Virgen del Rosario, en la sede de esta última, desde donde partieron en procesión hasta el templo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios