La caída de precios aumenta la demanda de alquileres en el Rocío

  • Una casa con siete habitaciones, varios cuartos de baño y cuadra puede arrendarse por 3.500 o 4.000 euros La comparten unos 20 romeros, en lugar de 60 como hace años

¿Recuperación económica, mayor confianza del consumidor o simple y llanamente un reactivado interés por disfrutar de uno de los acontecimientos marianos más singulares del mundo? No existe consenso sobre la razón que está detrás del incremento de la demanda de los alquileres para la Romería del Rocío, si bien el hecho de que los precios continúen a la baja (tendencia que se sigue desde hace años) está siendo crucial para animar a mayor número de personas a disfrutar de la Romería de Pentecostés en la aldea almonteña, cerca de la Ermita de su Virgen del Rocío.

Tanto inmobiliarias como particulares consultados por este periódico perciben un ligero incremento de la demanda, más perceptible por los años previos en los que el sector inmobiliario ha vivido sus años más aciagos.

Cristina Herrera, comercial de Inmobiliaria Soto Rocío, asegura que este año se aprecia "un poco más de alegría" con respecto al 2013. A su juicio, a ello ha contribuido que los precios se hayan amoldado a la realidad social: ahora las reuniones son más pequeñas y, en consonancia, menores los recursos para destinar a los gastos de encontrar una casa. Hace sólo un lustro "era normal que vinieran reuniones de 40 o 60 personas, mientras que ahora la media se sitúa en torno a los 20 o 30 miembros".

¿Qué conlleva esta nueva realidad? Pues que las grandes viviendas con decenas de dormitorios tengan una salida más dificultosa y que no sea extraño encontrar ofertas que oscilan "entre los 3.500 y los 4.000 euros para toda la romería.

De todas formas, en el precio no sólo influyen los metros cuadrados o el número de viviendas, si no que se tienen en cuenta otros servicios como el número de baños o los metros de patio y cuadras para meter a las bestias. Herrera explica que el perfil tipo de vivienda tiene "entre seis y siete habitaciones, dos plantas, varios cuartos de baño y cuadra para los animales". Se trata, este último, de un dato que hace pensar que este año habrá mayor presencia de personas que acudirán a caballo o en carriolas. "Algunos clientes se interesan más por dónde van a dormir sus equinos que por las habitaciones", explica con Herrera para ejemplarizar cómo este tipo de servicios pueden llegar a ser decisivos a la hora de decantarse por uno u otro inmueble.

En esto coincide Lola Martín, una rocianera que explica que el año pasado, además de la vivienda, tuvieron que alquilar una parcela donde descansara el ganado. Pero este año se han decantado por una vivienda con un patio de "proporciones más generosas", lo que les ha obligado a incrementar su presupuesto inicial y abonar 4.500 euros por la semana clave de junio. En cualquier caso, el coste global se ha visto reducido al ahorrarse el alquiler de unas cuadras. Teniendo en cuenta que su reunión la integran 28 personas, la parte correspondiente al alojamiento por cada uno de ellos equivale a 160 euros. En total, 600 euros por persona, si bien por este desembolso cuentan con cocinero y camarero.

Esta es una cifra bastante aproximada a la media de lo que gastan las reuniones en Almonte, Rociana, Bonares, Bollullos, Niebla, quienes cubren la peregrinación a la aldea en una sola jornada. El coste puede incrementarse exponencialmente en aquellas hermandades que se llevan varios días de camino como Huelva, Emigrantes, Ayamonte o Isla Cristina, por citar las más importantes.

En cuanto a la hora de organizarse, rocieros como Alberto Sánchez destacan que cuando llegan estas fechas, cada miembro de la peña asume la responsabilidad de un encargo en concreto. "Algunos compran las bebidas, otros sondean las posibles viviendas en alquiler, según el dinero que presupuestemos previamente, mientras que si tenemos un carnicero o un pescadero entre amigos o familiares, son ellos quienes adquieren estos productos. Trabajamos como una gran empresa: aquí delegamos las tareas y el beneficio final es pasar una romería lo más inolvidable posible", apostilla.

No hay que olvidar que, para muchos onubenses, El Rocío son las únicas vacaciones que se toman en el año. Sánchez insiste en que cada uno lo hace en la medida de sus posibilidades, aunque insiste en que, en muchas ocasiones, existe una percepción para quienes viven ajenos a esta devoción mariana de que el coste es desmesurado, cuando la realidad es que muchos romeros viven el camino hacia la aldea en low cost (bajo coste); pernoctan en sus lugares de referencia y regresan el domingo para vivir el Lunes de Pentecostés el salto de la reja.

José Gómez es un alosnero que desde hace una década presta sus servicios como chófer. Sus honorarios son 1.000 euros al día y el precio incluye el tractor y el remolque, en el que caben entre 23 o 24 personas. Con estas cifras, destaca, "las reuniones pueden disfrutar de ese día por 70 u 80 euros, incluyendo la comida y la bebida". Se trata de una opción para vivir la romería que va ganando adeptos, según afirma el agricultor serrano, "sobre todo entre los más jóvenes", que se despreocupan de tener que llevar sus vehículos y no tienen que privarse a la hora de tomar una copa de vino.

Existen aun opciones más económicas. En la página web www.milanuncios.com se pueden encontrar propuestas como alquiler de camas a 180 euros por persona, que da derecho al uso de la cocina y zonas comunes de la casa e incluye "un jamón para picar".

Pero como citan los rocieros, para vivir la fe del Rocío a pie de una carreta "sólo se necesita una medalla y un calzado cómodo" para cubrir la senda de arena que les lleva hasta la ermita almonteña. "En el camino nunca falta gente que te brinde una copa de vino o algo para comer y reponer fuerzas para llegar hasta Ella", recuerdan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios