SmartPay, cobros a través del móvil desde cualquier lugar

  • La aplicación de BBVA permite que pymes y autónomos con alta movilidad puedan cobrar sus ventas a través del smartphone allí donde se encuentren, de una manera ágil y sencilla.

Gracias al desarrollo de la tecnología móvil y al avance de las aplicaciones como herramientas de gestión, cualquier autónomo o pyme puede trasladar su oficina allí donde esté su cliente, mejorando su productividad y competitividad y ganando en inmediatez a la hora de realizar determinados procesos.

Un avance en este terreno es la nueva app desarrollada por BBVA: SmartPay, disponible para iOS y Android, que permite el pago con tarjeta a través del teléfono móvil, una opción especialmente pensada para los negocios itinerantes o los autónomos que trabajan en movilidad y tienen que desplazarse en muchas ocasiones allí donde está el cliente. 

Según Carlos Benítez, director del segmento Pymes de la Territorial Sur de BBVA, "con Smartpay nuestros clientes ya pueden cobrar sus ventas allí donde el cliente esté (su domicilio, su lugar de trabajo) sin cargar con los voluminosos TPVs tradicionales". El desarrollo de esta aplicación es debido a que " en BBVA aprovechamos la tecnología más avanzada para adaptar nuestros productos y hacerlos más sencillos a nuestros clientes. Smartpay es una clara muestra de ello", puntualiza Benítez.

La implantación de BBVA SmartPay tuvo lugar hace un año y su aceptación se está midiendo en cifras disparadas de crecimiento: el número de altas en el servicio  casi se ha cuadruplicado de marzo a abril. "Desde que lanzamos  SmartPay, la demandada del producto no ha dejado de crecer, con un nivel de satisfacción máximo por parte de nuestros clientes", asegura el responsable de Pymes de la entidad. En cuanto a la cuantía de las operaciones efectuadas en este año de vida operativa, el importe medio del ticket ha sido de 105 euros.

Fácil manejo y control de la gestión. Se trata de una app de BBVA disponible para iOS y Android que permite realizar los cobros directamente desde el smartphone siempre que estemos conectados a internet, ya sea a través de wifi o de una tarifa de datos. También tenemos que llevar con nosotros un lector de tarjetas de tamaño bolsillo gratuito que será el encargado de leer el chip de la tarjeta de nuestro cliente, mientras que el smartphone se encarga de gestionar el cobro.

Entre otras ventajas, el empresario puede enviar un ticket de compra a sus clientes por e-mail sin necesidad de disponer de impresora. Además, el importe de las ventas no estará condicionado por la cantidad de efectivo que lleven los clientes y evita la necesidad de contar con dinero efectivo disponible para el cambio.

Otro aspecto positivo para el negocio es la posibilidad de acceso al historial de ventas del negocio mediante el propio smartphone, facilitando desde esta opción realizar las devoluciones que soliciten los clientes. Solo es necesario seleccionar el movimiento elegido y dentro del detalle elegir los productos que el comprador desea devolver, por lo que no es necesario realizar una devolución de la compra completa.

El usuario también puede llevar un control en la facturación de su negocio ya que la aplicación registra todas las operaciones realizadas. Así, por ejemplo, le permite visualizar la proporción de ventas o devoluciones hecha en un día en concreto y comparar la evolución con otros días.

Los empresarios opinan. "La tecnología  revierte en agilidad y rentabilidad"

José María Maenner es propietario de la Coaba, empresa con sede en Sevilla fundada hace casi 30 años, dedicada a la comercialización de maquinaria para el tratamiento de fluidos con clientes dispersos territorialmente. Convencido de que "la tecnología digital mejora la eficacia y la rentabilidad de los procesos", ha incorporado para las operaciones de cobro el sistema BBVA SmartPay, "con un lector de tarjetas que cabe en el bolsillo, muy cómodo y cuya aplicación es de muy fácil manejo. Todo ello son ventajas respecto a la TPV, especialmente interesantes para empresas que realizan desplazamientos, como es nuestro caso". 

Por su parte, los beneficios para Francisco Javier Hussein son más que evidentes. Su empresa Javimar, distribuidora de alimentación, le exige visitar a una media de tres clientes en una sola mañana. Lo que más valora es su manejabilidad. "Siempre llevo conmigo el SmartPay. No ocupa espacio, es rápido y el cobro se realiza a primera hora de la mañana del día siguiente. Todo son ventajas respecto a la TPV", asegura.

>Una operación sencilla

Contacte con BBVA. Para disponer de SmartPay es necesario solicitar al banco un datáfono de tamaño reducido, apenas más grande que el propio teléfono.

Descarga e interconexión. Es necesario descargarse en el móvil la aplicación -disponible para IOS y Android. El lector de tarjetas y el smartphone se vinculan a través de bluetooth.

Operación instantánea. El cliente tan solo debe introducir su tarjeta en el lector y marcar su código pin o firmar en el dispositivo si así se requiere para la validación del pago.

Comprobante de la operación. El cliente recibe vía telemática el recibo de su compra.

Registro en el historial de ventas. El usuario mantiene actualizado el registro de transacciones realizadas y desde esta opción puede ejecutar también las devoluciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios