Juan Miguel Alba, fotógrafo

"Cuba es un paraíso para la fotografía"

Juan Miguel Alba. Juan Miguel Alba.

Juan Miguel Alba. / Josué Correa

-Creo que su abuela Antonia era medio cubana.-Era española pero estuvo viviendo allí una época.

-¿De ahí su interés por Cuba?-Viene un poco de la niñez, de sus historias, de que Cuba fuera antes española. Soy muy viajero y siempre quise ir allí. Y es el lugar que más me ha enganchado porque lo he visitado diez veces.

-Un sueño cumplido.-Sí, pero no se quedó en esa primera vez de 1999. Vi que había mucho para hacer y volví al año siguiente y al otro... Hasta ahora. En 2005 edité mi primer libro, Cuba, paraíso perdido, de mis cinco primeros viajes a la isla. Y quizá algún día publique la continuación, que ya toca.

-¿Cuál fue la revelación?-La gente. Es muy afable y muy comunicativa y no ponen problemas para hacerles fotografías. Me enganchó esa idiosincrasia del pueblo cubano. Te das cuenta de que hay muchas cosas que no son las que dicen. A partir del segundo año ya me alojé en casas particulares porque así podía contactar con los cubanos y conocer la auténtica realidad.

-¿Por qué es tan fotogénica Cuba?-Es un paraíso para la fotografía. Es un lugar muy interesante porque hay muchos tipos de fotos: reportaje, calle, arquitectura... Hay fotos por todos lados. Tiene todo lo que a uno le seduce: la gente, que posa alegremente, y esa Habana derruida, en la que en cincuenta o sesenta años no se ha hecho nada. Tiene su sabor, algo que no sólo me seduce a mí sino a muchos colegas.

-Un fotógrafo que conocí allí me decía que no necesitaba salir de La Habana porque lo reunía todo.-En mis dos primeros viajes prácticamente no salí de allí. Y hasta el tercero no visité Santiago de Cuba y otros lugares. Ahora lo que menos me gusta es quedarme en La Habana porque es más capital, ha cambiado y prefiero sitios más tranquilos como el Valle Viñales.

-También me dijo en 2005 que iban a pasar muchas cosas en Cuba y quería estar allí para fotografiarlas.-Yo estoy muy contento de haber asistido a este periodo histórico, en los que pueden ser los últimos años de la Revolución Cubana. Creo que Raúl Castro piensa dejarlo el año que viene y entonces podrían llegar grandes cambios. Por eso mis imágenes pueden ser las del final de un periodo.

-Comentaba que La Habana ya ha cambiado.-La última vez que estuve, el año pasado, vi demasiado turismo. A raíz de 2008, cuando Fidel Castro dejó el poder en su hermano Raúl, empezaron a abrirse comercios particulares y se abrió más la mano. Ahora, con la llegada de los americanos, se nota el aumento de los turistas y no es lo mismo.

-El título de su exposición tiene un tono nostálgico.-Creo que Cuba es un paraíso pero un poco perdido. Primero, aunque sea colonialismo, perdido por los españoles. Y perdido también porque este bloqueo realmente ha sido, como ellos dicen, un doble bloqueo: junto al que vino de fuera, el interior. De ahí viene el título. Pero me ha traído también algunos problemas: este trabajo se iba a exponer en Cuba pero lo vieron en los comités de Defensa de la Revolución y no les gustó el título. Consideraron que era un trabajo un poco conflictivo, aunque sólo reflejo en él la realidad que me encontraba cada día en las calles, sin intención de mostrar nada más.

-¿No se declara castrista?-No demasiado. Antes de ir, sí, pero una vez allí ves que la realidad es otra. La gente te habla y te cuenta, te dice que no es todo lo que se vende y que al final no todo era tan bueno como parecía.

-¿La nostalgia que se percibe fuera es desencanto?-Allí dentro, unos luchan y otros acaban marchándose del país, como mi primer chófer en La Habana, Abilio, que vive en Miami desde hace diez años. Otros han preferido quedarse para asistir a los cambios que se esperan. Pero es muy complicado.

-Porque, ¿qué Cuba viene tras la muerte de Fidel?-Todavía hay muchas incógnitas. Tampoco aquí sabíamos qué iba a ocurrir tras la muerte de Franco.

-¿Se percibe la incertidumbre en el pueblo cubano?-Sí, tienen un poco de miedo y recelo. Y nadie quiere significarse porque no se sabe qué va a pasar.

-En Huelva expone una foto que le hizo a Korda firmándole el retrato del Che.-Fue en uno de mis viajes, en su casa, y falleció a los pocos días. Precisamente me dijeron que fue la última fotografía que se le hizo, y de hecho se ha utilizado para muchas cosas. Es también una de las que más he vendido.

-Coinciden en Latitudes.-Para mí es todo un honor compartir este año el cartel con fotógrafos tan maravillosos como Alberto Korda o Pedro Luis Raota.

-Confiese otro paraíso perdido en el que deberíamos centrar la mirada.-Asia es muy atractiva. Quizá la India es otro de los sitios que más he visitado y en el que seguiré ahondando porque es un país grandísimo y también tiene una cultura muy interesante. Y también Vietnam y Camboya. De hecho, a veces me atosigaba un poco Cuba, necesitaba cambiar y me iba a Asia. Luego volvía a la isla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios