Detalles de una misa que recuperó una tradición

l La misa del Día de Difuntos en el cementerio es una magnífica idea que recupera una tradición y que esperamos que se prolongue en el tiempo. En ella, a pesar de la solemnidad del evento, se vieron detalles deliciosamente humanos; un botellín de agua para paliar el calor que caía con justicia a mediodía al lado de una botella de vino para consagrar y uno de los oficiantes que se afanaba en tomar notas al lado de un teclado para la música. AL fin y al cabo, todos somos humanos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios