javier sanz. Escritor

"Preservativos y despertador son inventos de hace siglos"

-Viendo su libro he pensado que los antiguos parecían más modernos que nosotros, teniéndolo más difícil.

-Con recursos escasos y tecnología muy limitada, en comparación con la actualidad, supieron satisfacer sus necesidades. Además, creemos que muchos de los objetos que utilizamos hoy en día o problemas a los que nos enfrentamos son recientes, pero tienen siglos: la aspirina, el despertador, métodos anticonceptivos, rescate

de bancos, fútbol, alcoholímetro, papel higiénico, derechos de autor, nanotecnología, la jubilación… En muchas ocasiones pensamos que son logros de la sociedad moderna, pero realmente lo que estamos haciendo es recuperar derechos ya reconocidos en la Antigüedad, como el día de la mujer trabajadora que tiene más de 40 siglos.

-¿Sirve este libro para ser más modestos o para sentir orgullo de ser humanos?

-Yo, personalmente, siento admiración por la Antigüedad. Aunque es verdad que en ocasiones el verdadero avance no lo ha dado el invento en sí, sino su aplicación o alguna adaptación, como de hecho ocurrió con muchos inventos originales de la Antigüedad a los que no supieron sacarle partido y quedaron en meros juguetes, hay que reconocerles su mérito.

-A lo mejor es que las necesidades humanas siempre han sido las mismas.

-No somos tan diferentes. Con las diferencias y circunstancias propias de cada tiempo y sociedad, los antiguos tenían sus necesidades que satisfacer y sus preguntas que responder igual que nosotros. De hecho, en la Antigüedad cuando algo les superaba o no lo podían explicar, le ponían un nombre chulo y lo dotaban de carácter divino; nosotros ahora le atribuimos pasaporte extraterrestre.

-¿Cuál ha sido para usted el mayor inventor de la humanidad?

-El mayor es harto difícil, pero seguro que Herón de Alejandría estaría situado en los primeros puestos. Pensemos que en el siglo I ya inventó una máquina expendedora, puertas de apertura automática, autómatas, una máquina de vapor, jarra que convertía el agua en vino…

-¿Y cuál es el mayor reto pendiente para un inventor?

-Una fuente de energía limpia, segura e inagotable, porque esa fuente es la que serviría para paliar muchas de las carencias y limitaciones de buena parte de la humanidad.

-Siempre se ha dicho que los españoles somos buenos inventando y malos sacándole provecho a esos inventos.

-Bueno, en realidad eso ha pasado en muchas sociedades y en cualquier momento de la historia.

-¿Se considera usted un divulgador?

-Eso son palabras mayores. Mi única pretensión es que aquellos que abandonaron la historia por considerarla farragosa o aburrida le vuelvan a dar una segunda oportunidad… porque merece la pena.

-¿Para qué cree usted que sirven estos libros?

-Me gusta decir que no son libros de Historia, sino libros de historias para que la gente se reconcilie con la Historia.

-A lo mejor lo que usted quiere es contar la Historia de otra manera.

-El método para que la gente en general y los alumnos en particular se reconcilien con la historia es hacérsela llegar de forma amena y entretenida. Hay una frase de Plutarco que describe a la perfección este método: "A veces, una simple broma, una anécdota o un hecho insignificante, nos pinta mucho mejor a un personaje ilustre que la mayor de las gestas o las batallas más sangrientas".

-¿Cómo se toman lo que usted hace los historiadores con título?

-Es verdad que también me he ganado reproches por parte de algunos historiadores por esta forma de contar la historia, cuando me dicen que prostituyo la historia o que soy la portera de la historia, pero yo sigo creyendo que es la forma de ganar adeptos a la historia.

-En ese sentido, ¿qué cree usted que estaríamos inventando ahora y dentro de unos siglos se considerará lo último en avances?

-Decía Benjamin Franklin que "en este mundo sólo hay dos cosas seguras: la muerte y pagar impuestos". Así que, harto complicado.

-Visto lo visto ¿ha existido alguna época mejor para vivir?

-Yo creo que la evolución de las sociedades a lo largo de la historia se asemeja a un serrucho, desde la distancia la evolución es ascendente pero si nos fijamos detenidamente y más de cerca, encontramos picos y valles. Además, cada uno tendrá una opinión dependiendo de qué lugar le ha tocado ocupar en un momento y una sociedad determinada.

-A usted, ¿en qué época le gustaría haber vivido?

-Yo soy muy de Roma, de la República y del Imperio. Con todo lo que se ha escrito sobre Roma, es una cultura que, a fecha de hoy, todavía sigue sorprendiendo. Y lo que queda…

-¿Y qué le gustaría haber inventado?

-La máquina del tiempo… Para poder vivir in situtodos los acontecimientos históricos y comprobar realmente qué y cómo ocurrió. Conocer la historia de primera mano, sin filtros ni edulcorantes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios