david de maría. cantante

"Tener un hijo me ha ordenado en todos los aspectos, tengo más ganas de tocar"

-Séptimo cielo, ¿tan alto ha llegado?

-No es por la altura (risas), es por el orden de vida, de mis prioridades. En el último año y medio ha habido muchos acontecimientos personales que me han influido mucho, incluso en mi carrera profesional. He adquirido el compromiso del matrimonio, acabo de ser padre... Por un lado he conocido el amor más pleno, el de tener un hijo, y por otro tengo un nuevo hijo en forma de canciones.

-¿Qué nos va a sorprender de su nuevo disco?

-Quizás la sencillez de haber intentado hacer un disco honesto. Sónicamente hablando es el más guitarrero y me han influenciado mucho los viajes a Cuba, me he traído el espíritu del son cubano. He dado un paso adelante, sin estar condicionado por lo que puedan esperar de mí, sino por lo que me apetecía. Es el disco en el que demuestro que yo canto mis canciones pero que nunca he querido ir de cantante por la vida.

-Pero.... aunque se haya traído el son cubano... espero que la esencia andaluza permanezca.

-Siempre está ahí. Tengo una colaboración con Tomasito de Jerez. Sé que a priori David de María con Tomasito puede sonar como la ensaladilla y el Cola Cao, pero sin embargo... sigo recogiendo el espíritu de mi raíz, de Jerez, de que el flamenco es una de las influencias más grandes que tengo, aunque no tengo el don de cantarlo jondo. Yo escuché mucho a los Beatles, pero también a Camarón y al Torta, así que cuando canto siempre desprendo un poco ese matiz de la tierra.

-Tres canciones de su nuevo disco para.... Cantar a tope

-Aquí me tienes corazón, muy cruda. Es una canción que hay que desgarrarse, que combina el son cubano y el matiz flamenco.

-... Poner una lluviosa tarde de domingo

-Parada de Sol, que te lleva a ese Madrid antiguo y viejo de aspecto otoñal.

-... Para querer mucho a alguien. -Bienvenido a la vida. Una canción que le compuse a una ecografía (risas). Ahora compondría otras cosas.

-Cuéntenos alguna anécdota curiosa de la grabación.

-Recuerdo sobre todo la colaboración de Tomás. Que venga Tomás y te revolucione el estudio y surjan momentos muy de palmas, de descamisarnos para grabar el jaleo y el soniquete y el compás de las palmas... Ha sido un disco muy ordenado en su creación, quizás el más ordenado. El espíritu que Tomasito le dio al estudio fue estupendo.

-¿Se dirige al público que ha madurado con usted o a nuevos horizontes?

-Pretendo recuperar a los que se han perdido en el camino. España tiene un oído muy infiel, muy de la novedad, yo en este disco he apostado por hacer canciones muy atemporales.

-¿Cómo está siendo como padre? ¿En qué nota que ya ha cambiado?

-Pregúntaselo a la madre (risas). Estoy siendo muy responsable, tenía muchas ganas. Tener un hijo me ha ordenado en todos los aspectos y tengo más ganas de tocar que nunca. Es porque me siento mejor. Yo hubo veces que me subí al escenario odiando mi voz, pero mi nueva vida me da muchas ganas de tocar. Creo haberme reencontrado con la esencia más pura de David de María.

-Hace poco le hemos visto en la televisión, en el programa A mi manera. ¿Qué tal fue la experiencia?

-Ha sido un regalo del destino. Jamás imaginé que iba a acabar siendo íntimo amigo de Manolo Tena, de Antonio Carmona, que íbamos a acabar componiendo y tocando juntos y brindando por lo bonita que es nuestra propia vida. Hemos sido los cabeza de turco de un nuevo concepto y estamos muy orgullosos. Ponerte a dos metros del autor a hacer tu propia canción.... intimida. Y más como está siendo ahora la opinión social. Ha sido un ejercicio muy enriquecedor y espero que ayude a terminar de convencer a ese gente que nunca se hubiera acercado a las canciones de David de María.

-Creo que se le echaba de menos en televisión, ¿está contento de haber aparecido de este modo?

-He tenido mucha suerte. Están haciendo muy digno el oficio de músico en este país. Cada martes estoy nerviosísimo, la verdad es que se grabó a finales de noviembre y casi ni me acuerdo.

-A su hijo, que nació el día de las elecciones, le van a salir dientes y el país sin Gobierno. ¡¿Qué le hace falta a este país?!

-Yo creo que le hace falta menos ambición egoísta y más humanidad y sobre todo la capacidad de las nuevas generaciones. La política a veces parece más una empresa que busca el beneficio que el bien común. Hace falta gente honesta.

-Al nuevo Gobierno ¿qué le pediría?

-Independientemente de la ideología creo que tiene que haber unas pautas muy marcadas en sanidad, educación y cultura. Cada uno que viene lo cambia a su interés. La música y el arte hace demasiado pensar y yo creo que hay gente que prefiere que el país no piense.

-¿Qué planes de futuro tiene?

-Espero quedarme en la memoria emocional de una generación con canciones sencillas, apostando por el pop rock lírico andaluz ¡ibérico! Sin tanta influencia de fuera, porque parece que todo lo que nos llegue de fuera se apoya más.

-¿Qué echa de menos cuando estás lejos de tu tierra?

-En Jerez, en Andalucía... trabajamos para vivir, no vivimos para trabajar. La gente si trabaja feliz va a hacer mejor su trabajo. Cuando estoy en Madrid echo de menos la tranquilidad. Me pone las pilas, pero me llega a quemar. Además aquí no huele a mar. También me gusta que en Andalucía nos gusta mantener nuestras tradiciones vivas, yo creo que eso nos alimenta el espíritu.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios