Juan José Aguirre. Obispo de Bangassou

"Estados Unidos es un país fariseo y partidista"

"Estados Unidos es un país fariseo y partidista" "Estados Unidos  es un país fariseo  y partidista"

"Estados Unidos es un país fariseo y partidista"

-Dice que quiere ser la voz de su pueblo, Bangassou, en la República Centroafricana. ¿Por qué?

-Quiero ser la voz de aquellas mujeres que han violado en masa como arma de guerra, de los que escapan y huyen por toda África. Son miles de inmigrantes y no pasa nada. Aquí -en Occidente- hacemos un drama, pero no pasa nada.

-¿Qué sería de Bangassou sin usted?

-Bangassou seguiría existiendo sin mí, no pasaría nada. Hemos hecho muchos proyectos, como el hospital el Buen Samaritano o la Casa de la Esperanza, que acoge a personas mayores con demencia que son acusados de brujería; el orfanato; el leprosario... Dios me ha inspirado para hacerlo, sólo soy su intermediario.

-¿Es consciente de toda esta labor la comunidad internacional?

-La comunidad internacional se pone los tapones en los oídos y no quiere saber, ni ver por muchos razones. Centroáfrica es un país muy rico y tiene intereses geopolíticos muy grandes. Pero nuestro principal enemigo no son los seleka, sino que es Idris Dvy, el presidente del Chad. Es él quien ha roto las fronteras, quien ha metido las milicias y quien trae mercenarios y los arma a través de los países del Golfo, como Qatar, Arabia Saudí, los Emiratos Árabes o Kuwait. Y allí están las petroleras que vienen a hacer la depredación de Centroáfrica y hacen que la zona pintada de conflicto religioso sea un conflicto de poder.

-¿Qué espera de Donald Trump?

-Trump no va a aportar nada nuevo. Hay muchas cosas que se hacen el mundo sin que Trump lo sepa. Estados Unidos es un país tremendamente fariseo, un país que ayuda y tiende la mano y lo hace; pero en definitiva, realiza unas políticas tremendamente negativas, partidistas para enriquecerse ellos y su comercio exterior y estar en el mundo.

-Ya tienen bases en la misión de Ovo, en la frontera con Sudán.

-Allí los americanos tienen una de las bases propias más grandes. Una base sin tener permiso del Gobierno centroafricano, con miles de soldados. La tienen para controlar con sus drones el coltán -un mineral que se utiliza en microelectrónica, telecomunicaciones y en la industria aeroespacial- en el Congo. Lo han elegido como zona estratégica sin pedir permiso a nadie.

-¿Sin permiso?

-Hipotéticamente están para perseguir a Joseph Kony -que fundó el grupo criminal LRA-, pero hacen una política farisea para controlar el precio del petróleo y controlar el coltán; quien lo controla ahora en el mundo, controla las guerras. Sin él no se fabrican drones, ni misiles teledirigidos.

-¿África es rica entonces?

-El Congo es el único país productor de coltán en el mundo. Las guerrillas de Ruanda se han hecho ya con una franja de 300 kilómetros cuadrados y el Ejército congolés no puede hacer nada. Han echado a la gente de allí y han creado el terror como arma de guerra. Hemos visto a milicias pagadas por gobiernos europeos y americanos que llegan a un poblado, lo rodean, cogen a las mujeres, las violan en la mitad del poblado y, al final, se van. Se llevan el coltán a Ruanda, que será el primer vendedor mundial de coltán, sin tener una mina.

-La acogida de los refugiados en España ha generado polémica.

-Europa se muestra tremendamente egoísta con los refugiados. Los que han llegado son la punta del iceberg; pasan auténticas barbaridades y tenemos la obligación de acogerlos, con el riesgo, incluso, de que haya infiltrados. Es un problema de todos los países.

-El obispo de Canarias, Francisco Cases, lamenta "la frivolidad blasfema" del drag queen del Carnaval y se ha preguntado si todo vale y no hay límites a la libertad de expresión.

-Lo primero que pensé cuando lo vi es que Cristo fue ya zarandeado y escupido e insultado en el Calvario y que ahora lo vuelven hacer. El Calvario es la clave de interpretación para muchas cosas que pasan en el mundo de hoy. Ofendieron a mucha gente y la ofensa es ofensa, aunque ellos la quieran maquillar con libertad de expresión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios