Angel Schlesser. diseñador

"Vestir bien no es de derechas, es de derecho"

-¿Quién es el primer Schlesser que llega a España?

-Venimos de Múnich. El primero fue mi tatarabuelo, que vino a Santander a trabajar en los ferrocarriles, los primeros trenes.

-¿Crece en Santander?

-Lo dejé muy pronto para estudiar. Las cosas han cambiado mucho, yo también he cambiado mucho. Necesitaba una ciudad que tuviera una vida social, económica, cultural más activa. Y llegué a Madrid en 1982.

-Con Tierno Galván de alcalde y en plena movida madrileña...

-La movida fue una de las cosas que determinó que acabara haciendo ropa. Mi formación no venía por aquí, por esas historias.

-¿No le movió la movida?

-La tuve muy cerca, pero nunca fui un personaje de la movida. Ahora soy más afín y amigo de esos personajes que entonces. Yo era un chico de provincias bastante conservador.

-¿Qué le queda de montañés?

-Supongo que la sobriedad, un cierto sentido del pudor.

-¿Quién va más desnudo, el que va sin ropa o sin ideas?

-El que lleva las ideas expuestas en la frente.

-¿Tienen alma de foramontano, los montañeses o chicucos que se quedaron en Andalucía?

-Conozco casos de la Flor de Toranzo y el Laredo. O Teófila Martínez, la alcaldesa de Cádiz. Santander se nos hacía pequeña.

-¿Cómo surge su vocación en la moda?

-Estudié Derecho y Comercio, ésta por imposición familiar, mi madre era profesora de la Escuela de Comercio, y empecé a trabajar en el Banco de Santander, pero sólo estuve nueve meses. Por el momento que vivía Madrid, pensé que la moda era muy acorde a mis ideas del negocio y de la industria. Me parecía que la gente que se dedicaba al sector vivía estupendamente, salía mucho de fiesta y trabajaba muy poco. Pensé que era exactamente lo mío. Cuando empecé me di cuenta de que de eso nada, que había que trabajar muchísimo.

-En domingo de elecciones europeas, ¿qué zona de Europa viste mejor?

-La globalización hace que esas diferencias se hayan diluido. Por su larga tradición, quizás los italianos y franceses tienen una identidad más definida.

-¿Cuándo empezó a trabajar con el cine?

-En el vestuario de Bibiana Fernández en una película de Alfonso Albacete. El mismo director con el que voy a hacer en su próxima película el vestuario para Martina Klein, con la que me une una profunda y larga amistad.

-Un montañés junto a la Maestranza. ¿Despeñaperros ya no existe?

-Ya ni el Mediterráneo es una frontera.

-Una de sus primeras tiendas en el extranjero la abrió en Polonia...

-Los distribuidores de nuestros perfumes en Polonia nos dijeron que funcionaban muy bien y convenía asentar la marca. Fue uno de los primeros mercados, ahora los más fuertes están en Oriente Medio, Rusia y Ucrania, aunque está por allí la cosa un poco tensa.

-Un personaje de Proust decía que no iba a la moda, sino que no tiraba nada...

-Hoy se guarda menos que antes. La ropa no tiene la calidad suficiente ni en la fabricación ni en el diseño. La ropa no, pero las ideas sí vuelven.

-¿Vestir bien es de derechas?

-Es de derecho.

-¿Qué oficio tiene predicamento en la moda?

-Los políticos francamente no. Los futbolistas en los canis deben influir mucho.

-¿El tatuaje es la continuación de la ropa por otros medios?

-No tengo una postura bastante definida. El tatuaje nunca sería un vestido para mí, pero lo encuentro bastante sexy y atractivo.

-¿Todos legionarios?

-Ahora no se ve así.

-Más de veinte años en la Pasarela Cibeles. Cambio de siglo, de moneda, de fronteras. ¿Qué cambio es el más importante?

-El de la información. Internet. Lo ha revolucionado todo, no sé si en el buen sentido. Antes, las colecciones se presentaban en salones privados para clientes exclusivos y procurabas guardar las ideas. Hoy, lo presentas y al instante lo puede ver cualquiera en cualquier parte del mundo. Y cuando a los cuatro o cinco meses la ropa llega a las tiendas, las ideas se queman, los productos no cuajan.

-¿Qué continente lleva hoy la batuta de la moda?

-El Sudeste asiático, junto a Rusia y los países árabes.

-¿Estados Unidos queda fuera del podio?

-Es un mercado muy importante por el tamaño y la relevancia en la moda de ciudades como Los Angeles y Nueva York, pero donde se está consumiendo ropa de lujo a manta es en el Sudeste Asiático, Oriente Medio y Rusia.

-¿Aficiones?

-Beber, comer, amigos, música, arte, literatura. Estoy leyendo Cuentos Completos de Truman Capote.

-¿Conoce el nacimiento del Ebro?

-Sí. Antes las excursiones eran básicamente provinciales. A mí lo de Cantabria me suena un poco raro.

-¿Sus vecinos son los vascos o los asturianos?

-Los castellanos. Hice Derecho en Valladolid y de allí y de Palencia es la familia de mi madre.

-¿Cómo son sus bolsos?

-Como mi ropa, prácticos, fáciles de llevar.

-¿Qué recuerda de la playa del Sardinero?

-La infancia, el verano, los amigos, las primeras juergas y borracheras.

-¿Ha hecho bañadores?

-Lo primero que hice. Empecé haciendo ropa de hombre y lo primero que hice, porque era verano, fueron americanas y trajes de baño.

-¿Y al estadio del Sardinero?

-El fútbol no me ha interesado nunca.

-¿A los futbolistas les interesa su ropa?

-Imagino que alguno la llevaría. A uno, ¿puede ser Míchel?, me lo encontré en una tienda, y me dijo que había llevado ropa mía.

-Muestra su ropa y sus bolsos junto a la Maestranza. ¿Y los toros?

-Me encantan como fenómeno, pero lo paso fatal. En el Ave vine con uno de los toreros a los que cogieron en las Ventas.

-¿Cómo fue hacer el vestuario de Mar adentro, de Amenábar?

-¿Le cuento la verdad?

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios