"Los académicos no somos tristes, aunque debemos ser serios"

-¿Son ustedes muy serios y muy mayores?

-Sí, se tiene ese concepto, je, je. Lo siento de veras, es una idea totalmente falsa. Ahora mismo, nuestras actividades están absolutamente al día y cuentan con un público muy amplio, aunque no tanto como quisiéramos. Vivimos para la sociedad.

-Pero no parece que estén ustedes con las vanguardias.

-Bueno, eso también es una idea falsa. Dentro de poco, por ejemplo, comienza en la Academia de Medicina de Andalucía Oriental un curso sobre Medicina en tiempo de crisis.

-Eso sí parece actual.

-Claro, y las de Bellas Artes, qué le voy a contar. Están no solamente en la vanguardia sino también conservando la riqueza artística. Y en ciencias, siempre atento a los avances...

-Usted lo vende bien, pero no obstante, académico sigue siendo sinónimo casi de encorsetado.

-No. Lo que significa es personas que tienen experiencia y conocimientos y que los utilizan para llevarlos al resto de la sociedad.

-Resulta difícil imaginarse a un académico saltándose las normas.

-Ja, ja ¿por qué no? Los académicos somos personas como otras. Lo que pasa es que tenemos respeto a las normas, pero también sabemos divertirnos y utilizar en cada momento lo que es más adecuado. No somos tristes. Hay una frase clásica que dice que "la ciencia podrá ser seria, pero en ningún caso sería triste".

-¿No cansa estar siempre de vigilantes de la ortodoxia?

-No, vigilantes no. Estamos viendo lo que ocurre en la sociedad y decimos lo que nos gusta y lo que no. Porque creo que es nuestra obligación y la sociedad muchas veces nos lo agradece.

-Incluso les imitan, puesto que cada vez se usa más el chaqué.

-Sí. Eso es una cosa que antes se criticaba y ahora todo lo contrario. Nosotros los actos académicos los hacemos serios y a la gente le gusta esa solemnidad, esa seriedad en los actos.

-Desde su punto de vista, ¿al mundo actual le faltan o le sobran reglas?

-Las reglas a veces son tantas que no se cumplen. Lo que hace falta es legislar para cosas que se puedan cumplir. Los españoles tenemos fama de hacer muy buenas leyes para no cumplirlas. No tiene que haber muchas, porque la libertad de las personas y de los grupos sociales está por encima de muchas otras cosas.

-Podemos hablar de investigación...

-Las academias no tienen entre sus labores propias la de investigar, aunque muchos de los académicos son investigadores, profesores o catedráticos... Y se aprovecha eso.

-¿España ha dejado de ser ese país en el que no se investiga?

-Claro, hoy cada vez hay más dinero para investigación. Pero claro, en los grandes centros internacionales y sobre todo en Estados Unidos la investigación sigue siendo pionera, y muchos españoles vamos a Estados Unidos a aprender y luego venimos aquí. Eso lo hemos hecho todos.

-El panorama es mejor.

-Sin duda. Hay muchos grupos de investigación, en forma de redes. Es decir, que en Cataluña unos centros hacen unas cosas, y en Andalucía hacemos otras y lo compartimos en esas redes. Es un sistema muy interesante.

-Usted ha impartido una conferencia hace poco en El Puerto sobre bioterrorismo.

-Sí, gracias a Dios no se ha usado mucho, pero está ahí, la utilización de la guerra biológica.

-Da más miedo un bichito microscópico que una gran bomba atómica

-Pues sí. El problema es que el bichito es muy pequeñito, pero se produce más fácilmente, es más barato y se puede utilizar de una forma indiscriminada y loca por los terroristas. Por eso da más miedo. Esa sensación de pánico e indefensión es la base del terrorismo.

-¿Usted opina, por ejemplo, que tenemos demasiado miedo a un virus como el de la gripe A?

-Ese es otro tema. Nos está dando más trabajo en el sentido de tranquilizar a la gente que en el de combatirlo. Este virus tiene una letalidad bajísima.

-¿Le estamos dando demasiada importancia?

-Yo creo que sí. Yo le llamo la pandemia on line. De pronto leemos que hay cuatro casos más allí, o seis más en no sé dónde. Pero la gripe normal de todos los inviernos es mucho más dañina.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios