Una auténtica salvajada

l Las imágenes de Adolfo Olmedo han adornado el centro de la capital almeriense, en la plaza Pablo Cazard, a lo largo de las últimas semanas. Eran fotografías dedicadas a su esposa, inseparable compañera de unos viajes que le llevaron a querer compartirlos con todos. A algún indeseable debió molestarle mucho y la emprendió a golpes destrozando el trabajo de una vida. Lo único que cabe preguntarse es cómo hay personas así viviendo entre nosotros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios