margarita álvarez. Directora de Comunicación de Adecco

"Lo que más dice de ti es lo que haces en tu tiempo libre"

Margarita Álvarez. Margarita Álvarez.

Margarita Álvarez. / M.G.

-Supongo que 15 años en Coca-Cola dejan huella…

-(Risas) Sí, bebo todo el rato. Coca-Cola es una máquina de aprender porque te reta constantemente, además tuve mucha suerte con la gente que tenía al lado. Me ha dejado eso, las ganas de aprender y de retarme, ya me da igual el entorno. Yo me reto constantemente.

-¿Qué objetivo tiene Adecco en su comunicación? ¿Qué tienen que contar?

-Para mí la comunicación de Adecco es razonablemente fácil y superbonita. No hay nada que sea más bonito que dar oportunidades a la gente. El reto de su comunicación es que no es marketing, yo no hago marketing, yo cuento el negocio, lo que ocurre. Esto tiene dos connotaciones, que si lo que ocurre no me gusta, lo tengo que cambiar. O lo cambio o no lo cuento, pero no miento. Creo que las personas y las empresas debemos ser de verdad, si no te pillan.

-Entiendo que lo complicado no es dar con la gente que busca trabajo, sino con las empresas que lo demandan.

-Claro, tenemos dos clientes: empresas y personas. Es verdad que las personas vienen más fácilmente, sobre todo en la situación en la que estamos. Pero llegará un momento en que la cosa mejore y tendremos que tener a las personas que necesitan las empresas. Por otro lado, enseñamos a buscar trabajo. Los que vienen tienen que encontrar trabajo, aunque no sea con nosotros. Tienes que saber hacer una entrevista, saber la importancia que tienen las redes sociales en tu marca personal. Nuestra obsesión es que la gente sea más empleable. Cuando llegué aquí escuchaba constantemente: "La gente no sabe hacer un currículo", "no sabe hacer una entrevista". Pensé que teníamos que hacer algo, empezamos lo que ahora se llamaRedGeneration. Un día al año cerramos las oficinas y los 1.800 empleados salimos a la calle a ayudar a la gente a saber hacer un currículo o una entrevistas. No sé si eso es marketing, o comunicación, para mí es responsabilidad, no puede ser que nos dediquemos a esto, veamos un problema y no hagamos nada.

-Supongo que el empleo de antes de la Crisis con respecto al de ahora ha cambiado, han cambiado las empresas y han cambiado los demandantes. ¿Cómo ha sido ese cambio?

-Mira, algo que yo digo mucho: lo que hayas estudiado, en una entrevista dura un minuto y medio. A no ser que seas el primero de tu promoción, que entonces dura 3 minutos. Lo que te van a preguntar es qué haces en tu tiempo libre, eso es lo que más dice de ti. Me pasan mucho cosas del tipo: "Me encanta el periodismo deportivo", entonces preguntas: "¿Y has hecho algo?", "¿Has escrito algo?", "¿Tienes un blog?", "¿Has hecho algunas prácticas?", y a todo contestan que no; pues entonces no te encanta. Tenga en cuenta que hay veces que las empresas nos dicen: "No sé qué va a estar haciendo esta persona en tres meses". Buscan personas, que evidentemente tenga un conocimiento técnico, pero que tenga una flexibilidad enorme, una capacidad de cambio brutal, capacidad de relacionarse, de comunicación...

-¿Cómo son los jóvenes trabajando?

-Creo que hay que desmitificar muchas de las cosas que se dicen de los jóvenes; para empezar, que no se comprometen. Eso no es verdad, lo que pasa es que se comprometen de forma distinta. Ahora, la jerarquía no les engancha, se enganchan si trabajan con alguien de quién aprenden, que les haga crecer, eso sí que les compromete. O con un proyecto que sientan como propio. La inmediatez, por supuesto. Los tiempos han cambiado, ahora somos todos más inmediatos, ¿cómo no lo van a serlo ellos? El otro día me decía una compañera: "Es que los jóvenes que tenemos me mandan un mail, y si en 10 minutos no he respondido me mandan un whatsapp". Esto ¿qué denota? Que la jerarquía para ellos no es un freno, y que no entienden que no estemos todo el rato conectados.

-Según una encuesta vuestra, el 76% de la población dice que es feliz en el trabajo. Un porcentaje alto, aunque el menor de los últimos años. ¿Qué ha pasado?

-No creo que sea tanto bajón ahora, como subidón en los años de la crisis. Los españoles, de todos modos, siempre puntuamos alto en temas de felicidad, rondamos los notables altos. Pero es verdad que en los momentos más duros de la crisis vimos cierto repunte, estaba muy influenciado por el "tengo trabajo, me siento feliz".

-¿Qué factores influyen en la felicidad laboral?

-Históricamente, flexibilidad y sueldo estaban en el top 3. Con la crisis, empiezan a subir elementos como el compañerismo. Estábamos viviendo situaciones tan difíciles ahí fuera que lo que le pedíamos a nuestro entorno era que fuera una red de protección, sentir el trabajo como una tregua. Este año ha aparecido por primera vez: el jefe. La relación con la persona con la que trabajas a diario es muy importante, al final de él/ella depende que te sientas bien, reconocido, su figura es relevante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios