alfredo durán alonso, Gerente de Servicios Comerciales Sur Renfe-Viajeros

"La gente nos esperaba de noche para ver llegar el AVE"

"La gente nos esperaba de noche para ver llegar el AVE" "La gente nos esperaba de noche para ver llegar el AVE"

"La gente nos esperaba de noche para ver llegar el AVE" / vanesa lobo

Comentarios 2

-¿Cómo llegó a ser el primer maquinista del AVE?

-Todo comenzó en el Regimiento de Ingenieros de Ferrocarril. Había un convenio en vigor y allí me formé como maquinista. Pasó el tiempo y fui destinado al AVE, lo que supuso sin duda un gran reto.

Lo más curioso de la Alta Velocidad es que parece que no se mueve, no se oye, no vibra..."

-¿Cuándo empezó a trabajar para la Alta Velocidad?

-Fue en 1991. Era por entonces cuando empezaban las pruebas, las simulaciones, todo el inmenso trabajo que hubo que desarrollar antes de que el AVE Madrid-Sevilla se pusiera en marcha.

-Dicen que los inicios de los grandes proyectos nunca son fáciles...

-Aquello fue muy emocionante. Eso sí, el estrés y la ansiedad estaban a flor de piel. Todos teníamos una fecha en la mente: el 21 de abril de 1992. Para esa fecha se puede decir que trabajábamos y vivíamos. Era estresante, es cierto, pero aquello era muy motivador. Para todo el equipo que participó fue un reto que superamos. Y nos enorgulleció.

-¿De qué equipo estamos hablando?

-Pues prácticamente de doscientas personas dedicadas en cuerpo y alma a un objetivo.

-Alguna anécdota...

Los franceses y los alemanes, tan suyos, salieron gratamente sorprendidos de nuestro trabajo.

-Al final resultó que un AVE no es sólo unas vías y un tren ultrarrápido...

-Ni mucho menos. Tras este servicio (ahora habla como gerente de Servicios Comerciales Sur de Renfe-Viajeros) una Alta Velocidad consiste no sólo en el tren y, si me apura, ni en la gestión de las operaciones; es una amplísima labor comercial, económico-financiera... Ya le digo que para poner en marcha el primer servicio fue necesario el trabajo de unas doscientas personas. Fue el primer servicio comercial...

-Me han comentado que las pruebas del AVE, hace 25 años, fueron emocionantes al máximo...

-Es cierto. Hacíamos un tramo, lo comprobábamos y cuando llegábamos a una estación los focos iluminaban a cientos de personas que estaban esperando. Nos sucedió en Puertollano. Te quedabas sorprendido, pero te emocionabas cuando esas personas, en plena noche, rompían en aplausos al ver llegar el AVE a la estación de su ciudad. No se puede olvidar.

-¿Cómo fue el primer día?

-Pues con responsabilidad y, por qué no reconocerlo, también con una gran dosis de orgullo. Fue a las siete de la mañana del 21 de abril de 1992. Eso ya no se olvidará nunca.

-¿Acostumbrado a los trenes de por entonces qué sentía al conducir un bicho como el AVE?

-La sensación que más te impacta es la capacidad de velocidad que tiene, pero también el confort que reporta. Vas en él y parece que no te mueves. ¡A qué negarlo! Estabas acostumbrado a otros trenes que llegaban a los 160 km/h en el mejor de los casos, pero que tenían unos traqueteos enormes, algo completamente impensable en la Alta Velocidad. Curiosamente, la sensación de velocidad es parodójicamente menor. Hay menos estímulos externos, los ruidos son menores. Cualquiera que se baje del AVE y se suba a un Regional lo puede experimentar.

-¿Somos conscientes de lo que hemos avanzado en Alta Velocidad?

-Poco a poco lo hemos ido asimilando. Tanto lo que significó en su momento como lo que significa ahora este modelo. No en vano estamos exportando un sistema de gestión de la Alta Velocidad. No es que exportemos sólo trenes. Hay que entender que la Alta Velocidad es un conjunto de cosas. Los trenes son lo más visible pero es que, además, hay que operarlos y explotarlos. En España hemos conseguido tener empresas de obra civil maravillosas, enormes, potentes y repartidas por todo el mundo que son motivo de gran satisfacción. Estamos exportando por todo el planeta. A este respecto, somos la envidia del mundo.

-Resuma la experiencia tras un cuarto de siglo...

-En nuestro país somos capaces de hacer lo que cualquier otro logre.

-Ahora, como gerente de Servicios Comerciales Sur de Renfe-Viajeros, ¿qué puede ofrecer Renfe a los ciudadanos?

-¿Tiene un congreso? ¿Una olimpiada escolar? ¿Un festival? Hable con nosotros y le pondremos un servicio a la carta. El tren... es el tren.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios