Andrés vázquez de Sola. Dibujante

"Me hubiera gustado ver a Picasso interpretado por Javier Bardem"

"Me hubiera gustado ver a Picasso interpretado por Javier Bardem" "Me hubiera gustado ver a Picasso interpretado por Javier Bardem"

"Me hubiera gustado ver a Picasso interpretado por Javier Bardem" / nerea martínez

-Iba para cura. Hoy sería cardenal emérito...

-Era interno en un colegio-seminario del Sacromonte.

-Después de tantos años en Francia, ¿qué pasó por su mente tras el atentado contra Charlie Hebdo?

-Digo que Yo no soy Charlie. Es una publicación que se ha dedicado a mofarse de los viejos, de los enfermos, de los desgraciados en general. Nadie debe morir por sus ideas, tampoco por no tenerlas claras. Con Cabu trabajé en Le Canard Enchainé y con Wolinski viajé a Cuba a un festival del humor.

-Forges y Mingote cumplían años el mismo día...

-El padre de Forges fue quien me avisó para que me fuera de España porque me iban a detener.

-¿Usted también trabajó en Televisión Española?

-Una época en la que no veía la televisión nada más que Franco. Yo tenía que dibujar delante de la cámara. En diez segundos tenía que hacer la caricatura.

-Es de San Roque, donde perdieron los franceses y ganaron los ingleses...

-Es donde nació Gibraltar.

-¿Pueblo internacional?

-Eso es la Costa del Sol. Un pueblo andaluz y muy gitano. Mis hermanas bailaban bulerías de maravilla.

-¿Fue un afrancesado?

-A mi hija Paloma la profesora le preguntó si era mitad española y mitad francesa y ella, con cuatro años, decía que totalmente francesa y totalmente española. Me siento andaluz, que no español, y parisino. Si Andalucía estuviera en Polonia, sería polaco.

-¿Quién es Jesulín de Nazaret?

-Un personaje para el que he seguido punto a punto los Evangelios de una forma humorística. Respeto a todos los creyentes, no a todas las creencias. Ahora se considera delito de odio decirle a una mujer guapa.

-¿Qué vio en Cuba?

-Es la patria de mi corazón. Me molestan mucho las mentiras que se cuentan sobre Cuba. No digo que sea el paraíso terrenal, como tampoco lo son España, Francia o Alemania.

-En 2014 le dieron la medalla de Andalucía...

-Con Miguel Ríos y Estrella Morente. Tengo el orgullo de haber sido el descubridor de su padre. Vine a España clandestinamente para hacer un reportaje para la Radio Pirenaica del festival flamenco de Málaga. Allí descubrí a un chaval rubio, con cara de angelote que cantaba de maravilla. Le grabé con Pepe el de la Matrona de palmero y después pasé por Sevilla a grabar en casa de Enrique el Cojo. Había una bailaora desesperada por encontrar un chaval que cantara de compás. Oyó la cinta, fue a Málaga, lo contrató y se lo llevó de gira a América.

-¿Cómo fue el mayo del 68?

-Ahora todo el mundo lo ha vivido. Nació como protesta estudiantil. Fue una fiesta de la fraternidad. La gente se tuteaba por la calle en un país donde hasta los matrimonios se hablan de usted. Los partidos no supieron aprovechar la oportunidad. Les faltó un Lenin. Llegó el verano, temieron que no hubiera gasolina para ir a la playa y acabó en agua de borrajas.

-¿Le concierne el centenario de Murillo?

-Éste es el país de los de Arruza contra los de Manolete. Velázquez es el inmenso maestro, Goya el inmenso genio. Ahora estoy descubriendo al Murillo de la conciencia cívica

-Por cuna es de la generación del 27...

-Soy de la degeneración del 27. Soy forofo de Lorca. Los poetas son muy suyos, aunque la gran enemistad fue entre un genio, Buñuel, y un mediocre, Dalí.

-¿Le convence Antonio Banderas como Picasso?

-No. Para empezar no se parece nada físicamente. Me hubiera gustado ver a Picasso interpretado por Javier Bardem.

-Pero no es malagueño.

-Picasso tampoco es malagueño. Nació en Málaga, que no es lo mismo. Teníamos el mismo abogado, Roland Dumas, ministro de Exteriores de Francia.

-¿Qué hace ahora?

-Comprarme la gloria a base de buenas acciones, dibujos para causas justas como Palestina o Cataluña.

-¿Ofenden los chistes?

-Freud o Bergson decían que un chiste es una foto instantánea. El humorista no toma partido, sólo plantea el problema. Si digo que en un cenicero caben diez mil judíos, critico a los nazis, no a los judíos. En mi libro Cenizas de un mar en llamas incluyo dibujos premeditadamente repugnantes para denunciar. Nadie puede decir que soy racista. Mi mujer es negra y mi hija pequeña también.

-La imagen y la palabra...

-Fui muy amigo de Saramago. Pilar, su mujer, es mi ídola. Y García Márquez es el único hombre con el que me acostado en mi vida. Comimos en París en casa de mi amiga Tachia, nos entró una pequeña somnolencia y nos ofreció su cama. Leí el manuscrito de Cien años de soledad, me aburrí y lo dejé. Lo mismo que a Carlos Barral, pero yo no era editor. Tengo pocas entendederas y me hice la picha un lío con la saga.

-¿Conoce a Jesulín de Ubrique?

-No tengo amigos toreros ni militares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios