LUCÍA GALÁN PEDIATRA y BLOGUERA

"La maternidad es sagrada, nadie debe meterse en la crianza de nuestros hijos"

-¿Qué convierte a un hijo en Lo mejor de nuestras vidas?

-Es nuestra obra maestra, nuestro legado, lo más grande a lo que podemos aspirar. Por eso tenemos que invertir todas nuestras energías en hacerlos personas felices.

-¿Qué ofrece Lucía Galán que no ofrece nadie más?

-El libro es una mezcla de Lucía madre que hace las cosas bien, Lucía madre que hace las cosas mal, Lucía pediatra que sabe muchas cosas pero hay muchas otras que todavía no sabe, Lucía pediatra que controla casi todas las situaciones, pero que en otras muchas también ha sentido el descontrol de no llegar... Es una mezcla muy emocional de lo que sentimos las madres, los miedos y las alegrías que nos dan los hijos.

-¿Cómo se digiere un éxito tan apabullante en tan poco tiempo?

-Estoy sobrepasada, el otro día mi pareja me decía: "O te tranquilizas o te pongo una camisa de fuerza y te pincho un sedante" (risas). Nunca soñé con esto, me ha pillado por sorpresa.

-Tres mitos que le gustaría borrar para siempre de la faz de la tierra.

-1."Si lo cojo en brazos se acostumbrará". ¡Qué pena!, todos esos niños que se han quedado tanto tiempo llorando en sus cunitas, reclamando a su mamá. Lleva nueve meses escuchando el latir de su madre, no ha sentido frío, ni calor, ni hambre... lo que menos pueden hacer es llorar para recuperar el calor y el sonido de su madre.

2. "¡No salgas sin chaqueta que te vas a resfriar!". Los virus no se cogen en el recreo, se cogen en clase con todas las cabezas juntas.

3. "No camines descalzo que te vas a resfriar". ¿Por qué? ¡Los virus no entran por los pies!

-¿A las mujeres de ahora se nos está exigiendo ser madres perfectas y profesionales perfectas?

-Sí, claro que se nos exige, pero ahí somos nosotras las que tenemos que poner la línea. No debemos permitir que nadie nos marque la hoja de ruta.

-¿Qué propone en esos peores momentos de no saber hacia dónde tirar?

-Hablo de esos peores momentos, de la pena, de los gritos, del divorcio... Soy muy defensora de exteriorizar mis sentimientos con mis hijos, no quiero que piensen que soy perfecta. He tenido momentos difíciles en los que mis hijos me han visto llorar y se lo he explicado, no ha sido "la motita de polvo que me ha entrado en el ojo".

-¿Qué nos está pasando a las madres que parece que nos tenemos que posicionar en un estilo de crianza y criticamos a la de al lado?

-Lo estamos haciendo fatal. Criticamos la maternidad, criticamos los zapatos de la de al lado, el pelo de la de más allá. La maternidad es sagrada, la manera de educar a tus hijos es incuestionable, siempre y cuando cuides la salud física y mental de tus hijos, la manera en la que quieras alimentar a tu bebé o transportar a tu bebé... Nadie se debe de meter. No hay talla única en la maternidad, hay muchos tipos de familias y circunstancias.

-¿Ahora el instinto cuenta más que nunca o lo tenemos soterrado con tanta información y opciones?

-Como hay tanta información, hay muchas familias que se dejan llevar y dejan de lado el instinto. Es un error. Cada día hago más caso a mis instinto, aunque todo mi entorno me diga que me estoy equivocando. Si me equivoco, me equivoco yo. La intuición es un arma muy poderosa para ser felices, a las mamás de mi consulta las animo a seguir su instinto, aunque no coincida con el mío.

-Hablemos de pediatras. ¿Qué pasa que no se ponen de acuerdo en cómo curar un catarro o en si hay que quitar la fiebre...?

-Tienes toda la razón. Y aquí todo lo flexible que soy con los modelos de crianza, lo dejo de ser. En esto soy muy rigurosa y me amparo en las asociaciones pediátricas. Por ejemplo, si dicen que los anticatarrales no son efectivos, no los pauto, ni me los sé. Es la industria la que los mete con calzador. ¿Por qué hay médicos que siguen pautándolos cuando se dice que no son efectivos y que además tienen efectos secundarios? No lo sé. Parece que es más fácil tirar de receta y que las madres se queden tranquilas, que dar la explicación.

-¿Uno de los retos más difíciles que haya tenido como pediatra? ¿Y como madre?

-Los antivacunas, me desgastan muchísimo. Como madre, mi divorcio.

-¿Qué comentario de madre es el que le ha dejado la boca más abierta?

-Me irritan especialmente las madres que vienen con bebés de menos de tres meses y me dicen: "No puedo más, yo es que necesito dormir, porque si no duermo no me encuentro bien, necesito una solución". ¿Hola? Bienvenida a la maternidad.

-"Oh, Dios mío, mi hijo tiene tos"... ¿Acudimos mucho o poco al médico?

-Mis pacientes, cada vez menos, porque la educación va haciendo mella y los tengo muy bien entrenados, cuando me llega un paciente que no es mío a veces le digo: "¡Pero chica!, si lleva tosiendo tres horas..., tranquila", y entonces le explico los signos de alarma, para que entienda qué está pasando, todo muy clarito y por escrito. Darle a la madre sensación de control es muy importante.

-¿Debería haber más escuelas de padres?

-Claro que sí, estoy ahora muy metida con el tema de las conferencias y la educación maternal. Es un tema que me encanta.

-¿Hay un mito en que la culpa es de los dientes?

-Sí, pueden tener unas ligeras molestias, pero de ahí a un llanto inconsolable, nocturno durante 15 días, las babas, las décimas de fiebre, irritación en el culo... No todo lo malo es de los dientes.

-La tentación de que se callen a base de iPad.

-Ay... Qué mal invento. Están empezando a ser un problema. Les ponemos la pantalla delante y se pierden la lluvia que cae por los cristales, la conversación de papá y mamá, el hermano que va correteando por ahí...

-Pensamientos que andan, sentimientos de barriga.

-Los pensamientos son como ir al cine y ver un peli. No todo lo que pasa es real, no somos lo que pensamos. Por el contrario sí que somos lo que sentimos. Los sentimientos son lo que hace que nos duela la barriga o que el corazón lata con fuerza o que se nos llenen las manos de sudor. El sentimiento sí que hay que escucharlo, es real.

-¿Cómo quiere que le recuerden tus hijos?

-Como una madre amorosa, optimista, alegre real y luchadora.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios