Juan de Dios Garduño. Escritor, guionista y director de cortos.

"Estoy orgulloso de que me comparen con Stephen King"

"Estoy orgulloso de que me comparen con Stephen King" "Estoy orgulloso de que me comparen con Stephen King"

"Estoy orgulloso de que me comparen con Stephen King"

-Ha reconocido alguna vez que Stephen King fue un escritor decisivo en su vida, y no sólo en lo literario. Que sus libros le ayudaron a superar etapas difíciles. ¿Qué tal lleva que algunos le llamen ahora el Stephen King español?

-Para mí siempre es un orgullo que me comparen con él, por supuesto. Aunque está claro que tengo que dejar atrás esa etiqueta. Tengo mi propio estilo y abarco otros géneros que no son el terror. Aunque, eso sí, es el género donde más cómodo me siento.

-Si Antonio Machado decía que su infancia eran recuerdos de un patio de Sevilla, qué diría usted de la suya. ¿Recuerdos sevillanos o cordobeses?

-Cuando me mudé a mi aldeita cordobesa tenía ocho o nueve años. Así que conservo recuerdos de parte de mi infancia en Sevilla y parte de mi infancia en Córdoba. De ambos lugares quedan cosas.

-¿Va quedando atrás la Andalucía de los muchos poetas y los pocos narradores?

-Por supuesto. Hoy en día, con la revolución brutal que supuso el acceso a la cultura gracias a internet, ha nacido una nueva generación de gente que quiere contar sus historias. Hay mucha variedad en Andalucía y en España.

-También sé que la Biblioteca Pública de Fuente Obejuna fue fundamental en su formación. ¿Qué recuerdos guarda?

-Mi primer contacto con la Biblioteca Pública de Fuente Obejuna fue en la adolescencia. Cuando tenía alguna hora libre en el instituto me escapaba hasta allí y me pillaba algunas novelas. Fue a esa edad cuando conocí a Alfonso, el bibliotecario, y entablamos una bonita amistad llena de respeto. Más adelante estudié para auxiliar de bibliotecas y trabajé allí por temporadas. Me pillaba dos o tres libros a la semana. Era una vida tranquila, maravillosa, rodeado de libros siempre. Guardo un recuerdo estupendo.

-Su novela Y pese a todo la llevaron al cine con estrellas internacionales en el reparto. En Filmaffinity se queda en un 4,7. ¿Salió usted contento de la adaptación? ¿Qué tal la experiencia?

-Me quedo mejor con el 5,8 de IMDB, y añado que a mí sí me gustó la película. Si bien se distancia un tanto del espíritu de la novela, creo que funciona como película, me gusta. Más allá de que sea mejor o peor, fue un experiencia maravillosa para mí conocer a todo el equipo de la película y disfrutar del rodaje, del estreno… Una pasada.

-En su primera experiencia como director, con el corto Fe, se ha rodeado de un reparto lleno de rostros conocidos (Víctor Clavijo, Eva Isanta) y cuenta con el padrinazgo del director norteamericano Tom Holland. ¿Esas cosas cómo las consigue un chico criado en Ojuelos Altos?

-Pues luchando mucho. Y siendo muy, muy pesado. Me enseñaron que con constancia se pueden conseguir muchísimas cosas. Y espero que el talento también haya tenido que ver. Creo que hay pocas cosas que se me dan bien en la vida… pero contar historias es una de ellas.

-Su última novela publicada, El hijo del Mississippi, es un claro homenaje a Mark Twain, una novela de aventuras. ¿Un tributo a su adolescencia lectora, a un maestro?

-Por supuesto. Mark Twain está considerado el padre de la novela norteamericana. Me hizo disfrutar muchísimo con sus novelas y recuerdo con nostalgia las tardes estivales en las que me evadía con sus historias de ese mágico Mississippi.

-La novela de terror española existe, pero se debate más sobre ella en internet que en los periódicos. ¿Cómo anda el género?

-Gracias a la moda del género zombi, en España se consiguió dar visibilidad a muchos escritores españoles de terror. El problema es, creo, que no supimos aprovechar del todo el foco de atención y volvimos a caer en el ostracismo. Aun así, algunos se han quedado en editoriales grandes. Pocos, eso sí.

-¿El director y guionista se comerá al novelista?

-No creo. He sido escritor más de la mitad de mi vida. Uno no se hace escritor: nace escritor y es para siempre. Lo seré hasta que me muera. Distinto es que también explote esto de contar historias en otros medios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios