Fan Lyu · Embajador de la República Popular China en España

"Hay un prejuicio sobre que en China no hay libertades"

"Hay un prejuicio sobre que en China no hay libertades" "Hay un prejuicio sobre que en China no hay libertades"

"Hay un prejuicio sobre que en China no hay libertades" / Víctor Rodríguez

Comentarios 2

-Ha venido a Andalucía a mejorar las relaciones comerciales. China, un país muy exportador, está importando cada vez más. ¿Cuáles son los productos andaluces que más valora el pueblo chino?

-Ahora, en China importamos muchas cosas, de casi todo el mundo. El crecimiento de la clase media ya llega a 400 millones de personas. Es la clase media más populosa del mundo. Y esa clase media ahora expresa una demanda cada día mayor sobre productos de buena calidad. Y también servicios de alta calidad. Antes, en China, la gente quería poseer las cosas y ahora quieren que sean mejores.

-No sólo poseerlas sino que sean de calidad, ¿no?

-Eso es. Y hay muchas marcas mundialmente famosas que son muy poco conocidas en China. Por ejemplo, ahora sólo conocen la marca Zara. O con el aceite de oliva, que se sigue considerando que el mejor es el de Italia cuando en realidad la mayoría de ese aceite proviene de España. Andalucía es una región agrícola y es el huerto de toda Europa, y queremos llevarlo a China.

Van a venir más cambios en nuestro país para atender las demandas de una gran clase media"

-¿España ya es el país que exporta más fruta y verdura a su país?

-Exactamente. Sobre todo, de frutas con hueso. Últimamente se ha autorizado la importación de ciruela y duraznos (melocotones y nectarinas). Francia también quiere exportar a China, pero no ha logrado aún ser autorizado. Andalucía tiene también recursos turísticos muy fuertes y en eso también queremos colaborar con la Junta.

-¿La clase media china está interesada en viajar?

-Sí. Estamos interesados en que se termine la construcción del AVE entre Sevilla y Granada porque, junto con Córdoba, se formaría un triángulo muy interesante para atraer turistas chinos.

-¿Qué cambios han hecho en su país para conseguir en poco tiempo que haya una clase media de 400 millones de ciudadanos?

-Van a venir más cambios. No únicamente en el sentido de consumo, de demanda de alta calidad de servicios y de productos, sino también el Gobierno está elaborando políticas adecuadas a estas circunstancias. Con esta clase media crecida, el Gobierno chino también va a trazar políticas y cambiar estructuras económicas.

-¿Y qué cambios tendría que implementar el Gobierno chino?

-El Gobierno sabe que hay que invertir más en altas tecnologías. Y también en áreas de prestación de servicio. Finanzas y servicios. Y por ahí va a seguir cambiando la política económica.

-¿Cómo es posible casarlo con un régimen político que es unipartidista? Porque los países que más se han desarrollado lo han hecho con democracia.

-En el sistema político de China, el Partido Comunista cuenta con la colaboración de otros ocho partidos democráticos. Además de la Asamblea Nacional, tenemos una Conferencia de Consulta Política, donde se integran esos ocho partidos, que hacen sugerencias y propuestas y ayudan al Partido Comunista a formar opiniones. Este sistema, según las prácticas políticas chinas, es la única forma que funciona para un país de 1.300 millones de personas que todavía está en vías de desarrollo. Y es un sistema bien acogido por toda la población.

-China apostó hace años por el libre comercio. ¿Cómo valora la nueva política proteccionista de EEUU?

-En la última década, todo el mundo ha sacado beneficio del libre comercio y China, también. Salvaguardamos firmemente ese libre comercio. A mi juicio, ese proteccionismo es un actitud muy egoísta. Nuestro presidente planteó una comunidad de destino humano. El mundo nos pertenece a todos. Y ese destino de la humanidad es que reine la paz y la armonía para una feliz vida para todos. Eso es lo que queremos. Siempre creemos que si uno no va bien, no es bueno para todos.

-¿Esa numerosa clase media china está reclamando más libertades?

-Sí, y es lógico. Hay un prejuicio sobre que en China no tenemos libertad. En China tenemos 700 millones que se expresan por internet, tanto dentro como fuera del país. El Gobierno tiene las vías más fluidas para escuchar la opiniones de la gente. No estoy de acuerdo en que no tenemos libertades. Yo siento que puedo expresar libremente mis opiniones.

-¿Cuán grande es la comunidad china que atiende en España?

-Actualmente son unas 220.000 personas en toda España. Se concentran, fundamentalmente, en la comunidad de Madrid, en el área de Barcelona, en Valencia y en Sevilla.

-¿Influye esa comunidad al trasladar la imagen de España a China?

-Ellos se sienten muy bien en España y la mayoría están adaptados y se sienten bien recibidos, y por eso se establecen. Hay familias con segunda y tercera generación aquí. Ellos no sólo hacen negocios aquí, sino también hacia China. Y están promoviendo la imagen de España en China.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios