Mar ramírez. decana de la facultad de comunicación

"Hay que tocar todas las puertas para el mecenazgo universitario"

-Se ha destacado que es la primera decana en los 25 años de vida de la Facultad de Comunicación de Sevilla y no que es venezolana.

-Yo soy andaluza también porque mi padre es andaluz, llevo muchos años viviendo en España. Tengo la doble nacionalidad.

-Si se pone el acento en que es mujer es que se quiere subrayar la dificultad para llegar arriba en la universidad española.

-La realidad es que son muchos más los hombres que acceden a puestos de dirección, en todos los ámbitos, y también en la universidad.

-¿Qué le ha movido a presentarse a este puesto?

-En los últimos años fui vicedecana de Prácticas y de Calidad y Posgrado, fue especialmente este último trabajo el que me animó a presentarme.

-¿A qué se refiere cuando habla de calidad?

-Hay un sistema de gestión de las garantías y calidad de los títulos, de la gestión de los másteres. Es algo que va a estar muy de relieve en los próximos años porque todos los grados y másteres tienen que pasar por un proceso de evaluación a los seis años.

-Uno de los reproches más comunes es que la facultad estaba muy alejada de la experiencia real que existe en las redacciones. ¿Ha evolucionado?

-Indudablemente. En los últimos años ha hecho un esfuerzo por adaptar la realidad que se vive dentro de los medios. Pero todo es mejorable y en esa línea estamos precisamente con todos estos sistemas de calidad.

-Otro reproche común: los profesores imparten periodismo sin haberlo ejercido.

-Con la definición de los nuevos grados que sustituyeron a las licenciaturas a raíz del Plan Bolonia se ha tratado de dar un mayor énfasis a aspectos más tecnológicos en nuestras carreras. Pero es indudable que la formación teórica, de análisis y reflexión es fundamental.

-En este escenario de crisis económica y del sector que se ha llevado por delante el trabajo de 11.000 periodistas. ¿Qué percibe de los alumnos?

-Por una parte están entusiasmados ante determinados aspectos de su profesión, porque les gusta, pero los veo preocupados porque están viviendo un momento en el que hay un evidente recorte presupuestario y un tremendo aumento de las tasas que dificulta el acceso de las clases más desfavorecidas a la educación. También los precios de los másteres han subido, se endurecen los requisitos para las becas y muchos de ellos quieren continuar su formación y se encuentran con este escollo... Hay preocupación.

-Esa preocupación la tendrían si estudiaran Derecho o Arquitectura. Le pregunto por las preocupaciones de un alumno de Periodismo.

-Por supuesto ven la crisis del sector y la pérdida de empleos en Comunicación. Tengo cursos completos de alumnos en la que un alto porcentaje está sin trabajar o están trabajando en sectores que no tienen nada que ver en sus estudios...

-Con este paro en el sector, ¿qué sentido tiene que cada año haya cientos de nuevos licenciados?

-A mí también me preocupa este exceso en la oferta de determinadas titulaciones, incluso también de universidades privadas que no se corresponden para nada con la realidad del mercado de trabajo. Se ha acuñado el concepto de burbuja universitaria en relación a esta proliferación de centros en los que se pueden estudiar distintas carreras vinculadas a la Comunicación y el Periodismo. En el año 2012, la tasa de paro para jóvenes de entre 20 y 24 años era de 39,7% y es importante tener en cuenta esto y vincularlo con nuestras carreras y con el análisis del mercado laboral para tener una visión completa de lo ocurre y cómo podemos orientar todo en los próximos años.

-¿Y qué tienen pensado?

-Hacer un análisis exhaustivo del mercado, el empleo en los medios y establecer propuestas.

-Una novedad en el plan de estudios es la doble licenciatura de Periodismo y Comunicación Audiovisual, una reclamación que venía de antiguo.

-El doble grado ha empezado justo en este curso y hay algunas cuestiones que mejorar pero es una oportunidad para los alumnos. Pero hay dos perspectivas de verlo, porque hay muchos alumnos que están en contra. Es una línea que llevan adelante otras universidades, incluso la nuestra, y capacita que los alumnos maximicen el tiempo y puedan salir preparados.

-Una de las líneas de su programa electoral era la búsqueda de recursos para la facultad. ¿A qué puertas va a llamar?

-En el año 2012, hubo un decreto de medidas urgentes para la racionalización del gasto público educativo que supuso un recorte importante en el presupuesto de la universidad. En la nuestra de 2012 a 2014, hemos sufrido un recorte de cerca de 70.000 euros. Ahora tenemos en 2014 107.000 euros. Una de las líneas estratégicas es optimizar los recursos y una de las ideas fundamentales es tratar de participar en todas las convocatorias que existan y desarrollar proyectos que, de alguna forma, generen recursos para la facultad.

-¿Como cuáles?

-Convocatorias de la propia universidad, de ámbito autonómico o europeo que muchas veces se nos pasan por el día a día. Con la reestructuración de los vicedecanatos, habrá uno para Desarrollo de Proyectos, Recursos e Infraestructuras que trabajará por conectar la facultad con la sociedad: instituciones, empresas...

-Aquí, el mecenazgo universitario es una entelequia.

-Es complicado, pero estoy dispuesta a llamar a todas las puertas. Quiero pensar que la gente ve en la universidad el sitio donde se forma el futuro de este país.

-¿Y cómo ve a los periodistas del futuro?

-El periodismo es una profesión de personas implicadas. Es una profesión importante para garantizar la convivencia y la democracia. Y seguirá siéndolo.

-Por cierto, ¿no es una paradoja que en la facultad en la que estudian los futuros cineastas no se imparta una asignatura que se llame Historia del cine?

-Ha habido una reorganización por las indicaciones del Plan Bolonia. Pero sí, me parece preocupante y son cuestiones a revisar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios