Aguirre pide a Rajoy que le "aclare" si quiere "echarla del PP"

  • La presidenta de la Comunidad de Madrid anuncia que no presentará una candidatura alternativa en el XVI Congreso del PP. Fuentes próximas a Rajoy aseguran que no se le pasa por la cabeza prescindir de un activo tan importante.

Comentarios 7

Suma y sigue. Tras el desafiante discurso del líder del PP, Mariano Rajoy, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, dijo no haberse sentido aludida en ningún momento, ni siquiera por aquel rotundo "si alguien se quiere ir al partido liberal o conservador, que se vaya". "No me puedo creer que el presidente de mi partido me quiera echar, pero quizás sería muy bueno que lo aclarara", señaló Aguirre. Horas antes, la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, se preguntaba cómo "alguien que no es capaz de conseguir 600 avales" para el Congreso Nacional de junio podría ganar a Mariano Rajoy.

La presidenta de la Comunidad de Madrid se reunía este lunes con su homólogo de la Comunitat Valenciana, Francisco Camps, para hablar sobre infraestructuras, financiación autonómica o la sequía, pero, llegado el turno de preguntas, Aguirre fue interrogada una y otra vez por las palabras de Rajoy en Elche (Alicante) donde, ante el propio Camps, el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, y los líderes del PP en Andalucía y Cataluña, Javier Arenas y Daniel Sirera, respectivamente, lanzó críticas veladas a la presidenta -"yo doy la cara", dijo- incluyendo ese "si alguien se quiere ir al partido liberal o conservador, que se vaya".

Aguirre, sin embargo, no se sintió aludida en ningún momento y, preguntada por si cree que Rajoy quiere echarla del PP, se mostró segura de que no. "No puedo creer que el presidente de mi partido me quiera echar a mí del PP. Ahora, es verdad que todos los medios han interpretado lo contrario, así que sería muy bueno que el presidente de mi partido lo aclarara", señaló la presidenta, devolviendo la pelota al tejado del líder del PP. Aguirre aseguró que se siente "cómoda" dentro del PP "y como presidenta del PP de Madrid lo que he querido siempre es ensanchar la base social, no que nadie se vaya".

Tras afirmar que no ha hablado con Rajoy en estos dos últimos días, la presidenta fue preguntada por su posible candidatura de cara al Congreso Nacional del PP de junio: "No tengo intención, ni la he tenido nunca de presentar candidatura alternativa a la del presidente de mi partido, no es una cuestión personal de quítate tú para ponerme yo". Ahora bien, Aguirre parece dispuesta a seguir coqueteando con esa posibilidad, pues añadió que "como jugadora de cartas que soy, de pocker y de mus, para poder descartarse tienen que darse las cartas y es que las cartas no se han dado".

Además, precisó que lo que ha venido diciendo es que "hace falta una reflexión profunda" y un "análisis electoral" porque "se le debe" a los más de diez millones de ciudadanos que votaron al PP, al tiempo que aseguró que ella nunca dijo que hay que abrir un debate ideológico dentro del PP. "No sé de dónde ha salido la distorsión de que yo he pedido un debate dentro del partido, porque no lo he pedido. El PP ha sido la casa de todos desde hace mucho tiempo y todos, conservadores, liberales, democristianos, centristas o reformistas", dijo Aguirre, que señaló que siempre ha creído que el debate ideológico debe ser con el PSOE.

Fuentes populares próximas a Rajoy aclararon hoy que al líder del partido no se le pasa por la cabeza echar a un activo tan importante como Aguirre, pero, en los medios de comunicación, la guerra entre afines a Rajoy y afines a la presidenta, sigue vigente. La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, se preguntó cómo es posible que alguien que "no es capaz de conseguir 600 avales" vaya a ser capaz "de obtener más del doble que se exige, por ejemplo, para ganar en una candidatura a dos" en el Congreso de junio. "Si no se dispone inicialmente -de esos avales- se parte de una situación poco fuerte", añadió.

A juicio de Sáenz de Santamaría, las declaraciones de Rajoy del sábado fueron una "muestra de autoridad" en un momento en el que ha habido declaraciones que "no son buenas" para el PP. "No creo que sea bueno que un dirigente eche en cara a otro determinados resultados que ha obtenido y que trate de aparentar que en un debate unos caben y otros no", defendió la portavoz del PP, que no dudó en reprocharle a Esperanza Aguirre que "quiera primar una parte sobre el todo". En esta línea, consideró que "no es bueno" que el PP deriva "hacia una parte u otro tipo de modelos" que existen en Europa, pero que son minoritarios", como el partido liberal o el conservador.

El contrapunto llegó, precisamente, de su antecesor, Eduardo Zaplana, que consideró que expresiones como las que lanzó el sábado Rajoy "sobran". Además, señaló como "un exceso y una exageración" que los 'barones' hablen en nombre de los compromisarios, que son los que deben "debatir libremente y elegir la mejor opción", por lo que reclamó un debate "sereno y sosegado" de cara al Congreso, para "no volver a etapas que es mejor olvidar y que no pueden traer nada bueno".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios