Álvarez Cascos desacredita la opinión de los 'barones' del PP

  • Rajoy aconseja paciencia, sentido del humor, indiferencia y espíritu deportivo ante el Congreso del partido de junio.

Comentarios 27

Después de que el jueves los presidentes de la Generalitat valenciana y del Gobierno murciano, Francisco Camps y Ramón Valcárcel, respectivamente, expresaran su apoyo incondicional al líder del PP, Mariano Rajoy, otro de los 'pesos pesados' del partido optó por poner en cuarentena las declaraciones entusiastas de los dos ‘barones’. El ex secretario general del PP y ex vicepresidente del Gobierno Francisco Álvarez Cascos recordó a Camps y Valcárcel que "para hablar en nombre de todos, hay que preguntar a cada uno", porque la "tradición" del PP marca que nunca fue "un partido de barones". Por su parte, Rajoy aconsejó paciencia, sentido del humor, indiferencia y espíritu deportivo de cara al Congreso de junio.

Ante el cisma que parece haberse abierto en el PP tras el amago de Esperanza Aguirre de disputarle la Presidencia a Mariano Rajoy, dos de los ‘barones’ del partido, Camps y Valcárcel, cerraron filas en torno al líder de la formación y el presidente de la Comunitat Valenciana llegó a afirmar: "Todo el PP de España está con Rajoy. A mí nadie me ha dicho otra cosa diferente. Y cuando digo todo el mundo es todo el mundo". Unas declaraciones que, por ser el presidente autonómico y líder del PP de la Comunitat Valenciana se podrían tomar como una alineación de todos los populares valencianos con Rajoy.

Sin embargo, Álvarez Cascos desacreditó con sus declaraciones las que efectuaron Camps y Valcárcel. El ex secretario general del PP dijo hablar "a título personal" y sintetizó en tres puntos su posición respecto al Congreso Nacional del PP de junio. En primer lugar, que "para hablar en nombre de todos hay que preguntar a cada uno". "Y a mí, como militante del PP, afiliado en Madrid, nadie me ha preguntado nada ni dentro ni fuera de Madrid. El que habla en nombre de todos, será de todos menos de Álvarez Cascos", sentenció el ex vicepresidente del Gobierno.

En segundo lugar, pidió a todos "que se mantenga nuestro modelo de partido y tradición en el que la representación la sigan tenido los militantes y compromisarios", pues "el modelo de un partido de barones nunca formó parte de la tradición del PP y sí del PSOE, que en sus congresos votaban por delegación". Y, por último, Álvarez Cascos sugirió que "para buscar lo mejor para el PP" el debate político "no se haga enterrando por aclamación el análisis del balance y los resultados del pasado y del presente, empezando por llamar derrotas a las derrotas y victorias a las victorias".

Mientras, el líder del PP, preguntado por el Congreso Nacional durante una conversación informal con periodistas tras asistir a la segunda votación de investidura en el Parlamento, aconsejó grandes dosis de paciencia, sentido del humor, indiferencia y espíritu deportivo de cara al cónclave. En cualquier caso, la portavoz del partido, Soraya Sáenz de Santamaría, consideró que con situaciones como las que hoy por hoy vive el PP "los proyectos salen fortalecidos", aunque los populares ya tienen un proyecto "muy, muy fuerte" y con "unos principios muy claros".

Por su parte, el consejero de Presidencia e Interior de la Comunidad de Madrid y secretario general del PP autonómico, Francisco Granados, respondió a las duras declaraciones que tuvo el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, y su vicealcalde, Manuel Cobo, que llegó a ironizar pidiéndole al consejero que siga "buscando mimbres" para encontrar apoyos suficientes para Aguirre en el Congreso. Granados se mostró "perplejo" por el debate abierto en torno a Aguirre, porque "la presidenta ha abierto un debate ideológico".

"Hay quien se empeña en hablar de personas y de nombres, nosotros no hemos hablado en ningún momento ni de personas ni de nombres", aseguró el consejero, que añadió "además, coincide que quien abre ese debate de personas y quien hace esas críticas es el único líder del partido que ha manifestado que quiere ser presidente del Gobierno y el único que no se ha presentado a un congreso, por eso me sorprende todavía mucho más". Tras asegurar que espera que "en algún momento alguien responda a este debate ideológico, con ideas, y no empeñándose en dar nombres", Granados atacó a Cobo, cuyas palabras consideró "ocurrencias de algún afiliado de base sin ningún tipo de representación orgánica en el partido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios