Álvarez agradece a Zapatero seguir en un ministerio "tan trascendental"

  • La onubense Cruz Villalón estará al frente de Infraestructuras y Morlán gestionará Planificación y Relaciones Institucionales · Manuel Azuaga, director general de AENA, abandona el cargo

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, escenificó ayer la victoria política que ha supuesto su permanencia en el cargo con un mensaje de agradecimiento al presidente Zapatero por conservar un ministerio "tan trascendental para los ciudadanos" y rodeada de su equipo -no continuará Manuel Azuaga, director general de AENA- y de un buen número de diputados y senadores andaluces del PSOE. Entre ellos, Salvador de la Encina, portavoz en la Comisión de Fomento; José Andrés Torres Mora, uno de sus grandes valedores ante Zapatero y Rafael Román, artífice del cariñito que le dieron los parlamentarios a la malagueña en el peor momento, así como Carmen Hermosín, secretaria de Organización del PSOE y Mamen Sánchez, número tres de la dirección socialista en el Congreso.

De entrada, en un acto público celebrado en el mismo Ministerio, la malagueña situó a una persona de su más absoluta confianza, la onubense Josefina Cruz Villalón, como secretaria de Estado de Infraestructuras, y relegó a Víctor Morlán, aragonés apadrinado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a la Secretaría de Planificación y Relaciones Institucionales. En la pasada legislatura, Morlán era secretario de Estado de Infraestructuras y Planificación, y Cruz Villalón, secretaria general de Infraestructura y presidenta de la Sociedad Estatal de Infraestructuras Terrestres (Seitsa).

En su toma de posesión, cuando prometía su cargo, Morlán protagonizó la anécdota de la jornada al hacerlo como secretario de Estado de Infraestructuras. Tras unas risas, el aragonés asumió su papel de dos de Fomento, pero menos.

Posteriormente, Álvarez, visiblemente emocionada -contuvo alguna lágrima-, agradeció a todos los presentes la colaboración que le habían prestado en la anterior legislatura, y destacó que su equipo había puesto en servicio "700 kilómetros de Alta Velocidad, casi 2.000 kilómetros de autovías y autopistas, multiplicado por siete las pistas de nuestros aeropuertos, aumentado un 160% la capacidad de atraque de nuestros puertos".

Aunque no pretendía hacer balance, la ministra de Fomento apuntó directo a Cataluña, y dijo que, "en menos de cuatro meses, más de un millón y medio de pasajeros han utilizado las nuevas líneas del AVE, 700.000 en la de Barcelona".

La malagueña prefirió, en cualquier caso, mirar al futuro y dejó claro que "hoy [por ayer] estamos aquí para renovar un compromiso". "Hace cuatro años iniciábamos el reto que nos habíamos marcado ante los ciudadanos: transformar el país a través de sus infraestructuras del transporte, desde una doble prioridad esencial; la seguridad por encima de todo, y la capacidad vertebradora de los modos de transporte, en aras a una mejor y mayor cohesión territorial y social y de más sostenibilidad ambiental", añadió. "La obra ya está en marcha, la iniciamos hace cuatro años, en los momentos más difíciles".

En el acto, además, estuvieron el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, y el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón; la consejera Rosa Torres; la secretaria provincial del PSOE malagueño, Marisa Bustinduy y el ex secretario general de CCOO de Andalucía, Julio Ruiz -la ministra lo mencionó expresamente-, así como una nutrida representación de empresarios, entre los destacaron el presidente de la patronal andaluza, Santiago Herrero; el presidente de ACS, Florentino Pérez; el de Sando, José Luis Sánchez Domínguez; el consejero-delegado de Dragados, Marcelino Fernández y el presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios