La Audiencia Nacional lamenta no poder condenar a 2 etarras a 15 años más por no pedirlo fiscal

  • La Audiencia Nacional ha reprochado a la Fiscalía por haber calificado el tiroteo con la Ertzaintza protagonizado por Iosune Oña y Asier Mardones como delito de lesiones y no de tentativa de homicidio

La Audiencia Nacional ha reprochado a la Fiscalía no haber podido imponer 15 años más de cárcel a los etarras Iosune Oña y Asier Mardones por haber calificado el Ministerio Público los hechos -un tiroteo contra la Ertzaintza en el que resultaron heridos dos agentes- de dos delitos de lesiones y no de sendos delitos de tentativa de homicidio.

En su sentencia, la sección tercera de la Sala de lo Penal condena a Oña y a Mardones a 69 y 74 años de prisión, respectivamente, por estos hechos, ocurridos el 14 de septiembre de 2003 en el Alto de Herrera (Álava), mientras que absuelve por falta de pruebas a un tercer procesado, Luis Samuel Damborenea, al que el fiscal acusaba de colaboración con ETA.

Tras detallar las penas impuestas, el tribunal, presidido por Alfonso Guevara, recuerda que el "efectivo cumplimiento" de estas condenas "no excederá de 25 años", pudiendo haber sido el límite máximo "de 40 años" si el fiscal u otra acusación hubieran calificado los hechos como sendos delitos de homicidio en forma imperfecta de ejecución "al haber intentado dar muerte a los policías de la patrulla de la Ertzaintza".

Cuando la Fiscalía elevó a definitivas sus conclusiones provisionales el pasado 21 de julio poco antes de que el juicio quedara visto para sentencia, Guevara recriminó públicamente a la Fiscalía que mantuviera la calificación de los hechos como un delito de lesiones porque ello impedía al tribunal la apreciación de la otra figura delictiva y que considera más acorde con los hechos enjuiciados.

Según el relato de hechos probados, Mardones y otro etarra, Arkaitz Otazu, que falleció en este tiroteo contra la Ertzaintza, formaban el "comando Ezkaurre" y junto con Oña y un cuarto terrorista planificaron tender una emboscada a la Ertzaintza. Decidieron para ello simular un accidente de tráfico y con este fin se dirigieron en un Ford Mindeo al Alto de Herrera. Oña permaneció en el coche y "al objeto de apoderarse de un vehículo para simular el accidente" Mardones y Otazua se marcharon.

A las 21.45 horas se apoderaron de un coche en el Balcón de la Rioja, en Lagrán (Álava), tras conminar con pistolas a sus ocupantes a bajar del vehículo y a acompañarles. Los etarras dejaron a la pareja esposada a un árbol en una zona boscosa y se llevaron el coche, con el que simularon haber tenido un accidente en el kilómetro 32,600 de la carretera A-2124 y a las 21:59 horas avisaron a la central de Emergencias SOS de Logroño y al Deiak Araba, comunicando que el vehículo estaba averiado y obstruía la calzada.

Avisada la Ertzaintza por los servicios de emergencia, acudió una patrulla compuesta por dos agentes de la Comisaría de la Laguardia (Álava), donde, sobre las 22:26 horas, "se vieron sorpresiva e inesperadamente atacados, al comenzar a disparar Mardones y Otazua cuando los agentes todavía se encontraban en el vehículo".

Los ertzainas repelieron la agresión de los etarras, que emplearon una escopeta de cañones recortados y una pistola del calibre 9 milímetros Parabellum, y se produjo un intercambio de disparos, en el que Otazua murió y los dos agentes fueron heridos. Mardones huyó en el Ford Mondeo en el que estaban Oña y Gainza "dando cobertura y preparando la fuga", tras lo que abandonaron el vehículo en Torremontalvo (La Rioja). El 24 de julio de 2004 fueron detenidos Mardones y Oña cuando trataban de recomponer el "comando Vizcaya".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios