Bono intuye que Zapatero no se presentará una tercera vez

  • El ex ministro revela que el presidente le envió en un viaje secreto a que explicara a Estados Unidos, el Reino Unido, Polonia e Italia la retirada de las tropas de Iraq

El ex ministro de Defensa, José Bono, afirmó ayer en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en la presentación del libro Zapatero El Rojo, obra de los periodistas Esther Jaén y Juan Carlos Escudier, que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no se presentará en 2012 a una segunda reelección. Posteriormente, aclaró en un canutazo que era simplemente "una intuición, una impresión" .

Previamente, Bono, que señaló que acudió a la presentación del libro tras haber "obtenido el permiso" del presidente del Gobierno, dejó caer también que Rodríguez Zapatero y él fueron de los pocos que, tras ganar las elecciones de 2004, eran partidarios de retirar las tropas españolas de Iraq de forma inmediata, en contra de la opinión de "especialistas y prohombres que decían que había que negociarlo de otro modo".

Sin embargo, el ex presidente de Castilla-La Mancha no quiso contar que, en el seno del PSOE, existía efectivamente un grupo importante, entre los que estaban notables representantes de la vieja guardia del PSOE, que pusieron sobre la mesa un plan b, que consistía básicamente en esperar a ver si prosperaban las tesis de una retirada progresiva de las tropas aliadas que defendía el entonces secretario de Estado americano, Colin Powell.

El ex ministro de Defensa explicó que, una vez tomada la decisión -a su juicio acertada a tenor del devenir de la ocupación-, él mismo, "en un viaje secreto", la explicó a representantes de una serie de Gobiernos aliados, entre los que estaban Estados Unidos, el Reino Unido, Polonia e Italia, y apuntó que el primer Gobierno de Rodríguez Zapatero tomó posesión un domingo para que las tropas pudieran regresar de forma inmediata.

Bono, que recientemente pactó con el propio Rodríguez Zapatero que será el candidato socialista a la presidencia del Congreso, se refirió también, a propósito del "carácter tenaz" que caracteriza al presidente del Gobierno, al ofrecimiento que le hizo para que encabezara la candidatura del PSOE en Madrid en las municipales. "Le expliqué que no podía ser candidato en una ciudad en la que no había nacido y en la que no vivía. Después de cinco horas en las que me enfrenté a su perseverancia con mi tenacidad intelectual, me dijo: Pepe, yo no tengo prisa", añadió.

A la tenacidad de Rodríguez Zapatero, Bono le sumó un carácter "enigmático, amable, riguroso y extremadamente generoso".

Pero rechazó que fuera un "rojo" en la connotación guerracivilista, y que fuera un mediocre en el sentido que los autores le pudieran dar a la afirmación de que "Zapatero no es Churchill, pero contra la mediocridad estábamos vacunados tras ocho años de gobiernos de Aznar".

Sus únicas balas visibles las empleó contra la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, seria aspirante a suceder a Rajoy en 2012.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios