"Cambiar la Constitución no sería nada traumático"

  • El líder socialista catalán quiere un modelo de España federal donde Barcelona pudiera ejercer como "cocapital" tanto a nivel económico como institucional

El candidato del PSC a las elecciones catalanas del 25N, Pere Navarro, abanderará en su campaña una reforma constitucional que desemboque en un modelo de España federal donde Barcelona ejerza como "cocapital" junto a Madrid, tanto a nivel económico como institucional.

En una entrevista con Efe, Navarro adelantó que una de las concreciones de ese esquema federal que defenderá como alternativa a la secesión y al modelo autonómico actual será la de que Barcelona emerja como polo de la actividad política estatal, acogiendo organismos o instituciones como el Senado.

Los socialistas catalanes acuden a las elecciones más polarizadas de la democracia en Cataluña esgrimiendo una "tercera vía": presentarán en el Parlamento una resolución que inste al Congreso a iniciar la reforma de la Constitución en un sentido federal.

Navarro está "convencido" de que si esta propuesta recaba un gran apoyo en la Cámara catalana, el Gobierno del PP, "aunque no entiende nada de lo que está pasando y sigue en su estrategia recentralizadora", escuchará la iniciativa y se avendrá a reformar la Constitución.

"No es nada traumático el cambiar una Constitución. Alemania la ha cambiado en varias ocasiones y nadie piensa que la democracia alemana esté en riesgo o en dificultades", esgrimió Navarro.

Y añadió que: "si se pudo hacer después de una dictadura de 40 años una Constitución que reconocía las autonomías, creo que hoy, que no salimos de un proceso tan trágico, podremos estar a la altura".

En el modelo federal que defiende el PSC, algunos territorios tendrían "un nivel de autogobierno diferenciado" y "una relación especial" con el Estado, es decir, que se trataría de un sistema de federalismo asimétrico. En este esquema, la capital catalana y segunda gran ciudad de España tras Madrid, debería, a juicio de Navarro, emerger como polo de actividad política a nivel estatal, acogiendo por ejemplo instituciones como el Senado.

Asimismo, esta Barcelona "cocapital" junto a Madrid, tendría que salir reforzada como centro de actividad económica, para lo cual sería deseable, señaló Navarro, que tuvieran en ella su centro de operaciones centros de decisión económicos como la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT).

"No he escuchado nunca decir a CiU que la CMT no debe irse de Cataluña, como se planteó hace un tiempo. ¿Es que les molesta tener un organismo que consideran español aquí? Pues es fundamental y crea riqueza", subrayó Navarro en este sentido.

La reforma constitucional que el candidato del PSC esgrimirá como propuesta central de su campaña también abordaría lo que él llama "la profundización en la democracia", punto donde se enmarcaría la convocatoria de un referéndum legal y pactado entre Cataluña y el Estado para consultar a los catalanes qué futuro modelo de Estado quieren.

Otra de las bazas que Navarro presentará en su campaña es que, por primera vez en 35 años, el PSOE y el PSC tienen ultimado un nuevo protocolo de relaciones por el que los socialistas catalanes tendrán "voz propia en el Congreso, y podrán votar diferente del PSOE en asuntos que atañen a Cataluña". Aunque el protocolo no estará oficialmente aprobado por las ejecutivas de ambos partidos hasta después de las elecciones autonómicas, Navarro ya ha avanzado que, si fuera necesario, actuarían como si lo estuviese, votando diferente del PSOE tal como hicieron recientemente los diputados del PSC en el Parlamento Europeo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios