Carrillo cree que "IU ha tocado techo"

  • El ex secretario general del Partido Comunista de España (PCE), Santiago Carrillo, ha afirmado que Izquierda Unida (IU) "ha llegado a un techo".

Comentarios 32

El ex secretario general del Partido Comunista de España (PCE), Santiago Carrillo, afirmó hoy que Izquierda Unida (IU) "ha llegado a un techo", y consideró que en España, "donde es necesario un partido de izquierda, y además socialista, a la izquierda del PSOE, sería necesario ir a la construcción de ese partido, no como un partido contra el PSOE, sino que ejerciera una influencia de izquierda real en la sociedad y en el mismo PSOE".

  Durante su intervención en la presentación del libro 'Dolores Ibárruri. Pasionaria, una fuerza de la naturaleza', escrito por él mismo, agregó que este nuevo partido tendría que ser además "aliado" del PSOE en la "lucha dura y compleja contra la derecha española, que es muy nacional, muy carpetovetónica y muy fuerte", y que el país "tiene la desgracia de padecer".

  En presencia del coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, Carrillo apuntó que IU nació "no de un movimiento de unidad de la izquierda real y efectivo, sino de lo que los dirigentes del PCE en esa época consideraron útil como carátula electoral". "Desde el principio, a pesar de los esfuerzos muy meritorios que han hecho los dirigentes de hoy, IU todavía sigue dependiendo en gran medida del humor y de la actitud de los dirigentes de eso que fue el PCE", aseveró.

  En esta situación, añadió, en el "seno de IU personas como Gaspar Llamazares y Rosa Aguilar tratan de dar a la formación las características que debería tener hoy un movimiento de unidad de la izquierda". Según aseguró, se trata de personas que han "conquistado el respeto y el prestigio merecido por su buen juicio político y por la honestidad que están demostrando".

Reforma del sistema electoral

  Por otro lado, defendió la necesidad de reformar el sistema electoral por ser "inicuo" y haberlo "sido siempre". "Hablando con Herrero de Miñón él mismo ha confesado que esta ley se hizo para reducir la representación comunista en el Congreso de los Diputados, y él sabe lo que dice porque fue uno de los que intervino en aquello", expuso.

  A su juicio, si alguien intentara reformar esta ley "reduciendo la representación de los nacionalismos periféricos cometería un error tremendo", ya que, según dijo, "eso en vez de unir a este Estado nuevo que se está tratando de consolidar, le dividiría seriamente". Así, añadió que los nacionalismos son "una parte importante del Estado español, no sólo por el número, sino por el peso que las nacionalidades en las cuales actúan tienen en la economía, en la política y en la cultura del país".

  El ex dirigente comunista dedicó gran parte de su intervención a hablar de la figura de 'Pasionaria'. Sobre ella destacó que en los años de la Guerra Civil se convirtió en una "especie de símbolo de la lucha contra el fascismo a nivel mundial, y recordó que incluso "aparecieron 'pasionarias' en todos los países donde había opresión". 

  Por eso afirmó que en aquellos "años decisivos para la historia de la humanidad en los que la causa de la libertad fue defendida heroicamente en todo el mundo, Pasionaria fue "una de las figuras mundiales más significativas de esa lucha, aunque en la actualidad la propaganda que refleja lo que se llama correcto en política la haya olvidado o procure olvidarla ignorando lo que ella representó".

  Carrillo explicó que al hablar de este olvido, se refiere por ejemplo a que "cuando uno ahora en los medios trata de seguir las emisiones que se refieren a la Segunda Guerra Mundial, parece que todo se solventó con el desembarco de las tropas estadounidenses en Normandía y que no hubo más que el holocausto". 

  "Todo lo demás ha desaparecido en la forma de presentar hoy ese conflicto, y entre lo que desaparece está el hecho de que quien destruye la fuerza del ejército nazi es la fuerza del ejército rojo de la Unión Soviética, y en los tiempos inmediatos a la victoria de la democracia sobre el fascismo, hubo incluso elogios unánimes de prensa y políticos occidentales hacia el tan vilipendiado, en algunas cosas justamente, Stalin", planteó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios