Confebask denuncia otro "continuo rosario" de extorsiones etarras

  • Garzón investiga si los tres millones de euros interceptados en bancos suizos pertenecen a ETA o a Joseba Elosua

El secretario general de la patronal vasca Confebask, José Guillermo Zubia, afirmó ayer que "sigue habiendo un rosario continuo de actuaciones de presión" por parte de ETA hacia los empresarios vascos, que éstos "están resistiendo ejemplarmente".

El dirigente empresarial insistió, en una entrevista en Radio Euskadi, en que se trata de "un proceso continuo" y ofreció el apoyo "de todo tipo" de la organización que dirige a los empresarios afectados.

Zubia, que reiteró que ETA "sobra" y que lo que procede es su "disolución", aseguró que el colectivo empresarial se siente apoyado socialmente y también "institucionalmente por parte de sus máximos responsables", aunque en este ámbito "las cosas son distintas", ha puntualizado.

Según lamentó, "ha habido momentos" como en los preludios de la tregua de ETA de 2006, con "una actividad (terrorista) contra el mundo empresarial muy intensa", en los que hubo "declaraciones de algún responsable político bastantes desalentadoras", que consideraban esa violencia "como de segundo grado". "Eso nos dolió mucho", recordó.

Mientras tanto, el juez Baltasar Garzón investiga si los tres millones de euros bloqueados en Suiza por su supuesta pertenencia a ETA proceden en realidad de la banda o son fondos propios de Joseba Elosua, imputado en la causa que se sigue contra el aparato de extorsión de la organización terrorista.

Fuentes jurídicas explicaron a Efe que las autoridades judiciales suizas bloquearon unas cuentas con alrededor de 4,8 millones de francos suizos (3 millones de euros) después de que Liechtenstein comunicara oficialmente al magistrado, en abril de 2007, que esos fondos habían sido depositados en el Principado pero que ya no se encontraban allí, sino que habían sido transferidos a Suiza.

A raíz de esa comunicación, Garzón, que investiga al aparato de extorsión de ETA, envió sendas comisiones rogatorias a Francia -primer país donde fue depositado el dinero-, Liechtenstein y Suiza para que le remitieran toda la información que tuvieran sobre ese dinero. Fue entonces cuando Suiza inició diligencias para investigar el origen de estas cuentas y las bloqueó.

Hasta el momento, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional ha recibido de Suiza y Liechtenstein la documentación relativa a estas cuentas bancarias, pero no así la que ha solicitado a Francia. Una vez que toda esta información sea traducida, se podrá realizar el análisis financiero y policial para determinar si estos tres millones de euros pertenecen a ETA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios