Detenido en Valencia acusado de captar y radicalizar yihadistas por internet

  • Interior señala que el arrestado, de nacionalidad marroquí, alentaba a la colaboración con el Estado Islámico.

La Policía Nacional ha detenido en Valencia a una persona por su presunta implicación en actividades de captación, radicalización y enaltecimiento yihadista en varias redes sociales y ha efectuado sendos registros en su domicilio y su lugar de trabajo.

El Ministerio del Interior ha informado en un comunicado de que el detenido, de nacionalidad marroquí, había establecido un complejo entramado virtual destinado a la difusión, justificación y enaltecimiento del ideario yihadista del Estado Islámico, y alentaba a la colaboración con dicha organización terrorista. Agentes de la Brigada Provincial de Información de Valencia, con el apoyo de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, lo han detenido y a lo largo de la mañana han registrado su piso en la calle Juan de Garay, número 10 y el locutorio donde trabaja en el número 9 la calle Corretgeria. Según Interior, el detenido mantenía comunicación con gran número de combatientes integrados en el Estado Islámico en Siria e Iraq, entre ellos destacados responsables operativos en la zona de conflicto, y manifestó en diversas ocasiones su deseo de integrarse como combatiente en las filas de dicha organización terrorista.

Como parte del engranaje orgánico del Estado Islámico, había asumido las tareas de propaganda, elaboración y difusión de mensajes antisemitas, de incitación al odio, de justificación y enaltecimiento de la yihad, así como incitación a la violencia y al martirio, con contenido de menosprecio y humillación a las víctimas de sus atentados. Para lograr estos objetivos, según el Ministerio, adoctrinaba a sus interlocutores cibernautas para que aceptaran los postulados yihadistas y les instruía en el ideario del Estado Islámico, en el que se justifica y alienta el empleo de la violencia y la subversión.

Cuando superaban esa etapa, ponía a prueba a los seguidores mediante "fórmulas retóricas" que pondrían de manifiesto sus posicionamientos morales y su predisposición a aceptar un compromiso total de colaboración con la organización terrorista. La última fase se desarrollaba en plataformas de comunicación más reservadas, donde el detenido culminaba el proceso de captación con un único objetivo: "La total integración de sus discípulos en la estructura de la organización terrorista del Estado Islámico". El arrestado ha estado presente en el registro de su vivienda, de donde ha salido con una capucha en la cabeza y esposado, y durante la inspección policial la calle Juan de Garay ha sido cortada al tráfico con media docena de furgones policiales, mientras que una veintena de agentes han permanecido en las inmediaciones del número 10.

Posteriormente, los agentes se han traslado a otro registro en su lugar de trabajo, un locutorio ubicado en el número 9 de la calle Corretgeria. Los vecinos del detenido, en declaraciones a Efe, han indicado que vivía con su mujer y sus tres hijos y se han quejado del ruido que hacía la familia y que incluso obligó a marcharse a otro inquilino porque no le dejaban descansar. Uno de ellos, Armando González, ha señalado que la Policía Local había tenido que acudir "más de cuarenta veces" por las molestias que causaban y ha asegurado que, aunque llevaban "más de dos años viviendo allí", no tenía relación con la familia.

Otro de los vecinos, Pedro Virgente, ha comentado que "casi nunca abrían la puerta y si abrían, dejaban la puerta entreabierta, no se hablaban con nadie" y ha confirmado las continuas denuncias por ruido: "No era por peleas, pero era como si corrieran muebles o taconeo, y todo esto a las cuatro de la madrugada". El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha señalado en Ávila que el detenido tenía una red de contactos "muy amplia" que incluía combatientes del Estado Islámico en Siria y era "tremendamente activo en las redes sociales" y ha defendido que se trata de una "operación muy importante" dentro de una amenaza "muy real". La Policía considera que está operación, que continúa abierta bajo la dirección y supervisión del Juzgado Central de Instrucción número cuatro y coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional, ha permitido la desactivación de un peligroso elemento radicalizador y promotor de actividades de colaboración terrorista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios