Detenidos el secretario general de Manos Limpias y el presidente de Ausbanc

  • La Policía ha arrestado a Miguel Bernard, Luis Pineda y otras nueve personas en una operación contra ambas organizaciones por extorsión a bancos, empresas e instituciones.

Comentarios 23

La Policía ha detenido a las cúpulas de Ausbanc y Manos Limpias, incluidos sus máximos responsables, Luis Pineda y Miguel Bernad, respectivamente, acusados de actuar de forma coordinada para extorsionar a bancos, una práctica que llegaron a utilizar en la acusación de la infanta Cristina en el caso Nóos. En total son once los detenidos por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) en una operación en la que se han practicado seis registros en las sedes de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) y Manos Limpias y en varios domicilios.

La Policía sospecha que Ausbanc utilizaba las querellas que presentaba el sindicato Manos Limpias, al que financiaba, para extorsionar a bancos y personas vinculadas a los mismos para obtener de ellos acuerdos económicos camuflados bajo falsos convenios publicitarios. También se les investiga por obtener subvenciones de forma fraudulenta y por otras prácticas delictivas, como la retirada de acciones penales en algunos procesos previa exigencia de importantes cantidades de dinero. Para ello, Ausbanc y Manos Limpias actuaban de forma organizada, coordinada y prolongada en el tiempo, según la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Fuentes de la investigación han informado de que uno de los asuntos que se investiga es el presunto chantaje a dos entidades bancarias, La Caixa y Banco Sabadell, a las que se habría solicitado un total de 3 millones de euros para que Manos Limpias retirase su acusación contra la infanta Cristina, la única que se ejerce contra ella en el caso Nóos. El abogado de la infanta, Pau Molins, ha confirmado que Manos Limpias intentó extorsionarles a cambio de retirar la denuncia, algo rechazaron "de plano" y denunciaron ante la Policía.

Pero, según los investigadores, no es un caso aislado, sino que ambas organizaciones trabajaban de forma coordinada y no eran realmente  asociaciones sin ánimo de lucro, sino que su objetivo era obtener beneficios para sus dirigentes, para lo que utilizaban como pantalla la protección de los consumidores y las iniciativas judiciales. Las pesquisas apuntan a que los arrestados utilizaban la información obtenida de los usuarios de banca y de sus reclamaciones para coaccionar a las entidades financieras y obtener acuerdos económicos. Además, los cabecillas habían creado algunas sociedades para distraer el capital generado.

Creen los investigadores que Pineda, con la complicidad de gran parte de la junta directiva, era quien se encargaba de presionar a los bancos, en los que buscaba una financiación enmascarada bajo convenios publicitarios. A cambio, les ofrecía proporcionarles una publicidad favorable. Para lograr esos acuerdos también les prometía rebajar las pretensiones de sus asociados ante determinadas demandas o, incluso, archivarlas, sin que le importara perjudicar con ello a sus clientes. Y para reforzar esa presión, Ausbanc utilizaba al sindicato Manos Limpias, al que además financiaba, para ejercer la acusación popular. Pineda ejercía todo el control y dirección de la asociación en beneficio propio. Pero el resto de la cúpula conocía las prácticas y se beneficiaba de lo obtenido.

Las detenciones se han llevado a cabo después de la filtración en los últimos días de la investigación en diferentes medios de comunicación, lo que ha motivado que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz abra una investigación sobre lo que considera una obstrucción a la instrucción judicial. Pedraz no ha dictado las órdenes de los arrestos, que han sido practicados por iniciativa de la propia UDEF, pero sí las de los seis registros que se han llevado a cabo, han precisado fuentes de la investigación. Entre los detenidos, además de Bernad y Pineda, están la mujer de éste, María Teresa Cuadrado; el tesorero de Ausbanc, Alfonso Gil Solé, y los delegados de ambas organizaciones en Sevilla. Asimismo, han sido arrestados el director de Comunicación de Manos Limpias, Francisco Castro Villacañas, y el director de Publicaciones de Ausbanc, Luis Suárez. Bernad ha sido arrestado a primera hora de la mañana en su domicilio, mientras que la Policía ha preferido esperar a Pineda y a su mujer en la estación de Atocha, donde les ha detenido nada más bajar del AVE procedentes de la Feria de Abril de Sevilla.

Un banco extorsionado llegó a pagar 1 millón al año a Ausbanc en "publicidad"

Una de las entidades bancarias supuestamente extorsionadas por Ausbanc llegó a pagar a esta organización alrededor de 1 millón de euros en un año en conceptos de "publicidad", cuando estos pagos respondían en realidad a un chantaje. Según han informado fuentes de la investigación, Luis Pineda exigió pagos a numerosas entidades bancarias, pero no todas han denunciado estas supuestas extorsiones. Sí han presentado denuncias, según las mismas fuentes, alrededor de cinco entidades, entre ellas La Caixa, el Banco Sabadell y BBVA.

Estos pagos de los bancos a Ausbanc se realizaban por medio de aportaciones en conceptos de "publicidad" en sus publicaciones, aunque, según los investigadores, en realidad respondían a extorsiones para que Pineda hablara bien de las entidades en sus medios, no intercediera de forma negativa en sus consejos de administración y retirara querellas contra ellas. En algunos casos, los pagos variaban en función a la marcha del banco y las informaciones que iban saliendo sobre el mismo en los medios de comunicación, de tal manera que si alguno de sus directivos aparecía en la prensa con noticias negativas, los abonos por "publicidad" a Ausbanc aumentaban. La Fiscalía de la Audiencia Nacional lleva investigando este caso desde febrero de 2015 y durante este tiempo ha recabado numerosas conversaciones telefónicas pinchadas entre los implicados, en las que se demostrarían estas supuestas extorsiones a los bancos.

Algunos bancos han admitido que Ausbanc lograba acuerdos para que las entidades financieras pusieran publicidad en sus distintas publicaciones y que la tarifa anual dependía del tamaño del banco y el espacio publicitario contratado. Unos afirman que estos pagos eran una especie de "impuesto revolucionario", mientras que otros defienden que podía tener sentido para dar a conocer sus productos a otro público distinto al que llegan los medios convencionales. Sin embargo, las facturas publicitarias podían llegar a ser "muy elevadas" si el banco iniciaba cualquier campaña comercial como la puesta en el mercado de un nuevo producto, pues Ausbanc intentaba siempre que estos lanzamientos se anunciaran en sus páginas, explican fuentes del sector financiero.

En los últimos meses, los investigadores de la Policía detectaron también un intento de extorsión a la infanta Cristina a través de La Caixa y Sabadell, a los que los investigados pidieron 3 millones de euros (en dos tandas de 1,5 millones cada una) a cambio de que Manos Limpias retirara la acusación contra ella en el caso Nóos. Estos hechos se pusieron en conocimiento con la Fiscalía Anticorrupción y el fiscal Pedro Horrach, que es quien representa al ministerio público en el juicio de Nóos.

La investigación de este caso, que instruye el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, comenzó a raíz de varias denuncias contra Ausbanc y su presidente, pero luego las pesquisas acabaron derivando a Manos Limpias, con la que Pineda colaboraba para realizar extorsiones. En concreto, el juez investiga los delitos de extorsión, organización criminal, fraude de subvenciones, estafa y administración desleal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios