Fernández Díaz dice que fue la Policía la que garantizó la normalidad el 25-S

  • El ministro del Interior vuelve a defender el "servicio ejemplar" desarrollado por los agentes durante las protestas en el entorno del Congreso.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha defendido el "servicio ejemplar" desarrollado por la Policía Nacional el pasado 25 de septiembre en el Congreso y ha recordado que fue precisamente esa actuación la que permitió que el pleno de la Cámara Baja se desarrollara con "absoluta normalidad". Fernández Díaz se refería así en declaraciones en el Congreso a la decisión del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz de archivar la causa abierta contra ocho de los convocantes de la manifestación del 25-S, al considerar que no existe delito contra las instituciones del Estado.

Tras defender la división de poderes y su respeto a las decisiones judiciales aunque no esté conforme con ellas, el ministro ha subrayado que la normalidad sólo fue posible gracias a la Policía, que fue la que permitió que diputados y miembros del Gobierno entraran y salieran de la Cámara habilitando caminos alternativos a los bloqueados por los manifestantes. "La Policía Nacional prestó un servicio ejemplar el día 25, impidiendo que se violara la Constitución y el Código Penal en la medida en la que se pudo desarrollar con absoluta normalidad la sesión plenaria", ha asegurado.

Fernández Díaz ha realizado estas declaraciones antes de participar en un homenaje a los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía destinados en el Congreso que han sido condecorados con la Cruz al Mérito Policial Santos Ángeles Custodios 2012. En su discurso, el ministro ha dicho a los policías que preservar "el funcionamiento en libertad" del pleno del Congreso, de las comisiones, la Mesa, la Junta de Portavoces y el resto de órganos parlamentarios es una condición previa para garantizar "la buena salud de nuestro sistema democrático". También ha señalado que es algo "especialmente necesario en momentos difíciles como los que atraviesa el país".

En la misma línea, el presidente del Congreso, Jesús Posada, ha subrayado que "defender el Congreso es defender la democracia" y ha aprovechado para pedir a los policías que "no caigan en el desánimo o la desmotivación". Posada ha reclamado un "esfuerzo" en un momento particularmente difícil, en que la crisis económica y los necesarios ajustes presupuestarios cargan sobre los funcionarios públicos, "exigiéndoles sacrificios que a nadie le hubiera gustado exigir".

Posteriormente, en declaraciones a los periodistas, el presidente del Congreso ha mostrado su pleno respeto por la decisión del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz de archivar la causa abierta contra ocho de los convocantes de 25S. Personalmente, Posada no se ha mostrado partidario de introducir cambios en el derecho de manifestación, aunque sí cree que debería estudiarse la forma de modificar su aplicación de tal modo que fuera "menos lesiva" para los "intereses de todos", preservado en todo el derecho constitucional a manifestarse.

Por su parte, el nuevo responsable de la Comisaría Especial del Congreso, Ángel Álvarez, también ha aludido a las protestas del 25-S, a las que se ha referido como "concentraciones populares violentas" que "trataban de inquietar la seguridad y la libertad de nuestros diputados". En su discurso, el comisario ha defendido que la planificación de los dispositivos de su comisaría, en coordinación con las unidades de intervención policial y con los servicios de información e inteligencia, han permitido "evitar los riesgos y mantener la mayor normalidad" durante esas protestas. Tras defender que la seguridad de este siglo debe ser "eminentemente preventiva", el comisario ha asegurado que no escatimará esfuerzos para garantizar la seguridad del Congreso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios