Funeral de Estado en Valdemoro

  • La plana mayor del Estado, con la Casa Real y el presidente del Gobierno a la cabeza, acompaña a la familia del guardia civil Fernando Trapero durante los actos en el Colegio de Guardias Jóvenes

Los Reyes y los Príncipes presidieron ayer en la Escuela de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada, en Valdemoro (Madrid), el solemne funeral de Estado por el agente de la Guardia Civil, Fernando Trapero, fallecido el pasado miércoles a causa de las graves heridas que sufrió en el atentado de ETA el sábado en Capbreton (Francia). Cientos de compañeros le despidieron emocionados en el Patio de Armas del acuartelamiento al son del himno Adiós polilla, dedicado a los cadetes de la Benemérita que son hijos a su vez de guardias civiles, por petición expresa de la familia.

Los Monarcas llegaron a las 12.00 al patio de armas del cuartel, donde transmitieron sus condolencias a los padres de Trapero y al resto de familiares. Encabezaban la comitiva de las más altas instituciones del Estado: los presidentes de Congreso y Senado, Javier Rojo y Manuel Marín; los presidentes del Tribunal Supremo y del Constitucional, Francisco José Hernando y María Emilia Casas; y el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, acompañado por los ministros de Defensa, Interior y Administraciones Públicas, José Antonio Alonso, Alfredo Pérez Rubalcaba y Elena Salgado.

Tras el himno de España, la llegada del féretro, cubierto con la bandera nacional y portado a hombros por los compañeros de armas del agente fallecido, marcó el inicio de la misa. El vicario general castrense, Ángel Cordero, destacó en la homilía que el agente Trapero "ha bebido hasta el final el sorbo del deber" y que la Guardia Civil representa "el alma del pueblo de España".

Después de que el Rey colocara sobre el féretro la Cruz de Oro de la Guardia Civil y la Medalla al Mérito Policial -las dos más altas condecoraciones de las Fuerzas de Seguridad-, se procedió al homenaje a los que dieron su vida por España, en el que varios compañeros de armas colocaron al son de la marcha fúnebre una corona de laurel ante el monolito que recuerda a los caídos de la Guardia Civil. Posteriormente, el jefe de Información de la Benemérita, el general de Brigada Pablo Martín Alonso, entregó a los padres la bandera de España que cubría su féretro, sus dos condecoraciones y su tricornio.

El padre del fallecido, que también es guardia civil, se cuadró ante su general y su mujer abrazó las pertenencias de su hijo visiblemente emocionada. El funeral de Estado concluyó con la interpretación de todos los guardias civiles presentes en el acuartelamiento de la canción Adiós, polilla.

Además de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y del alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, también acudieron a los actos fúnebres el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, los portavoces parlamentarios de PP y PSOE, Eduardo Zaplana y Diego López Garrido, el presidente del PP, Mariano Rajoy, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, el portavoz de Coalición Canaria en el Congreso, Luis Mardones, y altos mandos de la Policía Nacional, la Guardia Civil, la Gendarmería francesa y otros cuerpos de seguridad como la Ertzaintza.

Tras el funeral de Estado, el féretro fue trasladado hasta la localidad abulense de El Tiemblo, de donde procede la familia y donde descansan desde ayer los restos. La llegada de la comitiva desde Madrid, sobre las 15.00, se produjo ante las escenas de profundo dolor y rabia contenida de cientos de vecinos de la localidad que desde hacía horas se concentraban ante las puertas de la iglesia de La Asunción, donde además aguardaban decenas de agentes de la Guardia Civil en formación.

Acto seguido, los restos mortales del agente fueron introducidos en el templo, ya abarrotado de fieles y donde a las 16.00 comenzó un breve responso en memoria del joven agente. Hasta allí acudieron el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el delegado del Gobierno, Miguel Alejo; el subdelegado del Gobierno en Ávila, César Martín Montero; la presidenta de la Audiencia Provincial de Ávila, María José Rodríguez Duplá; y el secretario de organización nacional del PP y diputado por Ávila, Sebastián González.

El Pleno del Ayuntamiento de El Tiemblo aprobó el pasado miércoles por unanimidad decretar tres días de luto y conceder la Medalla de Oro del municipio al joven, además de dedicarle una de las calles y otra a la Guardia Civil. Hoy está prevista además la celebración de una manifestación contra el terrorismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios