La Generalitat medita comprar agua a regantes de otras regiones

  • La idea es que los recursos ahorrados por quien venda equilibren el cauce del Ebro

La negativa de los regantes catalanes a ceder sus derechos de agua para "equilibrar" el caudal del Ebro tras la prolongación del denominado "minitrasvase" hasta Barcelona ha llevado a la Generalitat a estudiar la opción de comprar estos derechos a agricultores de otras comunidades.

El conseller de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, viaja hoy a Zaragoza para abordar este asunto. Asistirán representantes del Gobierno, el departamento de Medio Ambiente y la Agencia Catalana del Agua, la Confederación Hidrográfica del Ebro y la Federación Nacional de Comunidades de Regantes.

La voluntad de la Generalitat es adquirir derechos de agua a por valor de unos treinta hectómetros cúbicos, que es la cuantía aproximada que se transportará desde Tarragona hasta Barcelona a través de una conducción de unos 60 kilómetros. Comprar derechos significa ofrecer una compensación económica a los agricultores para que dejen de regar, de manera que los recursos que ahorren permitan "equilibrar" el caudal del Ebro.

El conseller Baltasar destacó que la ampliación del abanico de posibilidades para obtener más agua da a la Generalitat "un margen más amplio de negociación" para llegar a acuerdos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios