El Gobierno Vasco quiere someter a consulta ciudadana el autogobierno

  • Urkullu ha presentado su programa de Gobierno, en el que aboga por buscar las vías que den a la comunidad un nuevo estatus político "como nación en Europa".

Comentarios 17

El Gobierno Vasco de Iñigo Urkullu quiere someter a consulta popular las conclusiones que se alcancen en una ponencia parlamentaria sobre el futuro del autogobierno de País Vasco que se creará durante esta legislatura. Esta iniciativa está recogida en el Nuevo Estatus Político para Euskadi que forma parte del programa de gobierno presentado por el lehendakari, Iñigo Urkullu, y que, bajo la denominación de Programa de mil días, ha aprobado el Ejecutivo autonómico tras el Consejo de Gobierno. Uno de los objetivos del Gobierno vasco es que el resultado de dicha ponencia parlamentaria se someta al "contraste popular", ya que parte de la base de que "la sociedad vasca en su conjunto debe ser dueña de su propio destino".

Por ello, "aspira" a que a los ciudadanos "de todos los territorios vascos" -ahora divididos en la Comunidad Autónoma Vasca, Navarra y el País Vasco francés- se les reconozca el derecho a decidir libremente sobre el grado y vínculo de relaciones que desean tener entre ellos, incluida la posibilidad de conformar un marco institucional unitario, si ésa es su voluntad mayoritaria". Para ello potenciará la cooperación transfronteriza en la eurorregión Aquitania (Francia)-Euskadi", propiciará la adhesión de Navarra a dicha eurorregión e iniciará "un diálogo sincero" con las instituciones navarras. También quiere colaborar con Navarra para defender el Concierto y el Convenio Económico ante las autoridades españolas y europeas.

Crear redes de colaboración entre todos los territorios vascos, potenciar a "toda Euskal herria" como destino turístico, desarrollar las vías de comunicación "que articulen el conjunto del territorio" e impulsar el euskera serán algunos de los ejes de esta estrategia. Desde el punto de vista normativo, el Gobierno de Urkullu entiende que "las circunstancias" que han rodeado el desarrollo del Estatuto de Autonomía de Gernika desde 1979 hacen que sea necesario ya "un nuevo sistema de autogobierno".

Pero es consciente de que ese proyecto necesitará de acuerdos entre partidos y agentes sociales, aunque su legitimidad debe llegar "de la voluntad expresa de la ciudadanía", que será quien lo "refrende". Agrega que "Euskadi debe ser nación en Europa", como lo son "Estonia o Croacia" y para ello defiende "vincular soberanía política y soberanía económica", entendida esta última no como proteccionismo, sino como "una Euskadi menos dependiente y más abierta al mundo". Con estas premisas y objetivos, el primer paso que dará el Ejecutivo vasco será constituir una ponencia sobre el futuro del autogobierno en el Parlamento, cuyo resultado se someterá "al contraste popular", además de organizar unas jornadas internacionales y un "proceso participativo para poner en común" todas estas propuestas.

El programa incluye otros dos apartados, uno sobre "El empleo y las personas" y otro sobre "Paz, Derechos Humanos y Convivencia", en el que se plantea presentar las acciones que se pongan en marcha en esta materia a las instituciones europeas para alcanzar un acuerdo que haga posible su desarrollo. También propone colaborar con Naciones Unidas para que su Alto Comisionado para los Derechos Humanos oriente y asesore a Euskadi en los contenidos del plan de paz y convivencia. Tras el anuncio de ETA de cese definitivo de su actividad violenta, el Gobierno Vasco aboga por lograr el "máximo consenso social y político" para construir la paz y la convivencia.

Con este fin propone elaborar una base de datos que incluya todas las vulneraciones de derechos humanos ocurridas en los últimos 50 años, en cuyo diseño participen un grupo de personas independientes y de prestigio, y que luego se presente en la ponencia de paz y convivencia parlamentaria que se constituye este jueves. Asimismo, el Gobierno Vasco defiende mantener canales fluidos de diálogo con el Ejecutivo central para buscar soluciones conjuntas y, en el ámbito penitenciario, reclama la transferencia a Euskadi de las competencias de prisiones y el acercamiento de presos.

Pide además que se exploren las posibilidades legales en materia de reinserción de presos etarras y que se alcancen "soluciones humanitarias para los internos enfermos cuyas condenas estén más relacionadas con actividades políticas, antes ilegalizadas, pero ahora desarrolladas ya de un modo normalizado y legal". Durante la presentación del documento Urkullu ha señalado que éste es "un programa para la sociedad, para abrir Euskadi al mundo, para forjar la convivencia y para iniciar un camino sin el chantaje ni la violencia, en paz, democracia y libertad", ha resumido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios