La "desobediencia consciente" de la Generalitat justifica el 155

  • La dura exposición de motivos subraya que Puigdemont contestó en su última carta que "el pueblo de Cataluña ha decidido la independencia"

Comentarios 14

Son once folios de una extraordinaria dureza en las calificaciones, pero que detalla con hechos la "desobediencia" en el que la Generalitat ha incurrido y que justifica, por primera vez en la historia, la intervención de una autonomía por medio del artículo 155 de la Constitución. La desobediencia del Gobierno autonómico y las acciones desarrolladas que están atentando al interés general son los dos motivos que emplea el Ejecutivo de Rajoy para argumentar la intervención. En esta exposición de motivos del artículo, que Moncloa ha entregado a los periodistas, el Gobierno detalla que la ruptura con el marco legal tiene su origen en el "incumplimiento manifiesto, contumaz y deliberado" de sus obligaciones estatutarias y constitucionales; en "la desobediencia rebelde, sistemática y consciente" de las decisiones del Tribunal Constitucional, y en la puesta en marcha de "un proceso de secesión". Todo ello ha afectado a los derechos de los ciudadanos, a su convivencia y a su bienestar social y económico.

Por tanto, el Gobierno no sólo da por hecho que hay una ruptura de la legalidad al aprobarse las llamadas leyes de desconexión (la del referéndum y la fundacional de la república catalana, las del 6 y 7 de septiembre), sino que el proceso de independencia ha comenzado. Por eso subraya que el presidente Carles Puigdemont, en respuesta al segundo requerimiento del Gobierno, explicó que "el pueblo catalán ha decidido la independencia". Puigdemont sostiene que ello se debe al resultado del referéndum del 1 de octubre, a pesar de que fue ilegal y de que no contó siquiera con sus requisitos garantistas: no hubo, por ejemplo, una junta electoral que haya validado los resultados.

En el requerimiento que Rajoy le hizo le preguntaba si alguna institución en Cataluña había declarado la independencia: la respuesta es que sí, no lo hizo el Parlamento, esa proclamación está en suspenso, pero se le informa que "el pueblo catalán" lo ha decidido. "La contestación del requerimiento formulado por el Gobierno de la Nación pone de manifiesto la deliberada voluntad de persistir en la secesión de España y atentar de modo flagrante contra la soberanía nacional del pueblo español, y la integridad territorial del Estado, que son pilares básicos de la Constitución española", se escribe en el argumentario de motivos.

El Gobierno explica que esta situación ha provocado una alteración de la convivencia y una inestabilidad política que amenaza el bienestar social y económico del conjunto de los españoles. Cita, para argumentarlo, las seis de empresas catalanas del Íbex que se han marchado ya de Cataluña, el descenso de las reservas turísticas y la paralización de pedidos en la industria automovilístico. Pero, además, se expone que esta ruptura perjudica el derecho de los españoles, ya que como integrantes de una nación son los únicos poseedores de la soberanía.

El Gobierno resume en cuatro objetivos lo que se pretende con la aplicación del artículo 155: restaurar la legalidad, tanto la de la Constitución como la del Estatuto; asegurar la neutralidad de las instituciones; mantener el bienestar social y económico del país, y garantizar los derechos y libertades de los ciudadanos. En los once folios se detalla cuál ha sido el proceso, y se enumera los requerimientos que el Tribunal Constitucional ha hecho al president y al Parlamento. También que la ley del referéndum no sólo está en suspenso, sino que ha sido declarada nula por el Constitucional. Y que la de transitoriedad jurídica y fundacional de la república está, de momento, suspensa a espera de la sentencia. La primera se aprobó por unanimidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios