El Gobierno confía en la "pronta" liberación de los pescadores

  • Aunque De la Vega apenas aporta novedades en su comparecencia, el Ejecutivo vasco asegura que las negociaciones con los piratas "llevarán unos días"

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, pidió ayer calma a las familias de la tripulación del Playa de Bakio y confió en una "pronta y satisfactoria resolución" del secuestro que comenzó el pasado domingo cuando unos piratas abordaron el atunero español cerca de las costas de Somalia.

De la Vega compareció tras el Consejo de Ministros para enviar un "mensaje de confianza" a los familiares de los 26 marineros secuestrados -13 españoles-, máxime cuando con el paso de los días cunde entre ellos el desánimo. Así se desprende de las breves conversaciones que mantienen los tripulantes con sus familiares para transmitirles que se encuentran bien de salud. Fuentes cercanas a las negociaciones advirtieron, además, que los piratas están utilizando el desánimo de los marineros como baza de presión.

Nadie se atreve a decir cuánto se prolongará el secuestro, pero De la Vega subrayó que el Gobierno "trabaja en todos los terrenos y con todos los recursos", mantiene una "intensa actividad diplomática y operativa" y está "permanentemente movilizado para resolver la situación salvaguardando como principal condición la seguridad de los pescadores". La vicepresidenta no dio datos nuevos "por prudencia y responsabilidad". Por tanto, no confirmó si el atunero se había alejado de la costa, como informaron algunos medios, ni la ubicación concreta de la fragata Méndez Nuñez.

Sobre el terreno, las gestiones lideradas por el embajador español en Kenia, Nicolás Martín Cinto, que se encuentra en Mogadiscio desde el miércoles, continúan su marcha con todas las autoridades somalíes. De la Vega destacó la gran colaboración del primer ministro, Hassan Hussein, quien se ha involucrado "personalmente" en la resolución del secuestro.

El consejero vasco de Agricultura, Pesca y Alimentación, Gonzalo Sáenz, sí especificó que las negociaciones con los piratas "llevarán unos días", que el armador es el "único responsable" de las mismas y que aunque se desarrollan de forma "fluida" tienen las dificultades propias de los contactos entre "distintas formas de cultura". El consejero desmintió los rumores publicados sobre el rescate solicitado y dijo que todavía no se ha hablado de dinero.

La vicepresidenta recordó que hay un contacto permanente con los países con presencia militar en la zona -sobre todo con Francia y EEUU- "para mantener el control más estrecho posible de la situación, de los movimientos del pesquero y del área en que se encuentra" y dijo que el avión Orión del Ministerio de Defensa "continuará en la zona hasta la total resolución del secuestro".

Al ser preguntada por las gestiones realizadas directamente por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, De la Vega se limitó a decir que está "permanentemente al frente de todas las operaciones e informado de la situación minuto a minuto".

La vicepresidenta recordó que el Gobierno hace esfuerzos ante la UE y la ONU para llamar la atención sobre este tipo de "actos que atentan a la libre navegación e inciden en la estabilidad política y la situación humanitaria del cuerno de África" y que "afectan directamente a los legítimos intereses los actores internacionales en aquellas aguas". España ha promovido la creación de un sistema eficaz de seguridad colectiva para prevenir y combatir la piratería en las aguas cercanas a Somalia y apoya una iniciativa franco-estadounidense contra la piratería que se abordará en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios