El Gobierno augura que la sentencia del 'Estatut' marcará el rumbo autonómico

  • El ministro de Justicia dice que la resolución del TC será "la más compleja de su historia" y determinará la evolución de la descentralización · Afirma que siempre habrá tensiones entre el centro y la periferia

Comentarios 1

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, confiesa su "inquietud" por el hecho de que el Tribunal Constitucional (TC) no haya dictado aún una sentencia sobre el Estatuto de Cataluña tres años después de que el PP presentara su recurso de inconstitucionalidad, aunque afirma que "hay otras muchas leyes que están pendientes de resolución desde hace seis y siete años". En una entrevista con Europa Press, Caamaño señala que "la media" de tiempo que necesita el Pleno del TC para dictar sus sentencias "excede con mucho los tres años" y añade que la resolución sobre el Estatut será "la más compleja de su historia" porque, a su juicio, "va a marcar el futuro del Estado de las Autonomías y hacia dónde pueden o no evolucionar".

"¿Que si a mí me gustaría que ya tuviésemos la sentencia del Estatut? Sin duda, pero soy consciente de la dificultad y de la complejidad de esa sentencia", señala el ministro tras expresar su confianza en que el TC haga "una buena interpretación de la Constitución, aunque luego, políticamente, la resolución guste más a unos o a otros".

Caamaño también se muestra convencido de que el modelo autonómico establecido en 1978 conlleva que en España "siempre se van a vivir tensiones, como en cualquier Estado de tipo federal, entre el centro y la periferia". "Habrá ciclos en los que por la situación económica, social o política, dentro de los márgenes de la Constitución, el Estado se hará más centralista y habrá momentos en los que sea más descentralizado. Ésa es la forma de vivir democrática de nuestro sistema", sostiene.

Por eso, considera que "quien no esté de acuerdo" con la interpretación de la Carta Magna que realice el alto tribunal en su sentencia sobre el Estatut lleve a las Cortes Generales un proyecto para "cambiar" los artículos con los que no esté de acuerdo.

Sobre la posibilidad de que fuera la presidenta del TC, María Emilia Casas, la que pudiera decantar con su voto de calidad la orientación de la sentencia en favor de la constitucionalidad del Estatut, Caamaño señala que no existe "un problema de mayorías de calidad ni de mayorías más amplias o menos amplias", ya que "cualquier tribunal ha de legitimarse por el peso de sus sentencias y por la capacidad de explicación y de convicción de sus decisiones". Subraya asimismo que "la política se mueve por criterios de oportunidad y el derecho por criterios de razonabilidad".

Preguntado por la renovación de magistrados que el TC debería abordar después de que se dicte la sentencia, asegura que los senadores socialistas están "abiertos" a la negociación de nuevos candidatos y señala que, si esta medida todavía no se ha llevado a la práctica, es porque los dirigentes del PP "sólo han presentado dos candidatos", en referencia implícita al ex presidente del Supremo Francisco Hernando y al ex portavoz del Consejo General del Poder Judicial Enrique López.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios