El Gobierno sale en tromba para negar la 'soledad' de Zapatero

  • De la Vega y Moratinos restan importancia a lo sucedido durante la cumbre de Bucarest y aseguran que el presidente español es "querido y respetado"

Comentarios 1

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación español, Miguel Ángel Moratinos, realizó ayer "un balance positivo" de los contactos mantenidos por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la cumbre de la OTAN en Bucarest, al tiempo que restó importancia al hecho de que el jefe del Ejecutivo español estuviera solo en una mesa, alejado del resto de mandatarios internacionales, durante más de diez minutos en la reunión sobre Afganistán, tal y como muestan las imágenes de las cadenas de televisión y de la señal institucional de la Alianza Atlántica.

"En las cumbres hay que valorar lo que es la presencia y, sobre todo, la contribución que hace el presidente del Gobierno, el jefe de la delegación", afirmó Moratinos en rueda de prensa, subrayando que "ha mantenido con los principales líderes europeos encuentros suficientes".

"Ha mantenido encuentros con aquellos líderes nuevos con los que no había podido hacerlo antes, como es el caso importante de un líder como es el nuevo primer ministro de Australia, con Polonia, país también importante, y con (Hamid) Karzai, que es el presidente de Afganistán", explicó el ministro.

"Con el secretario general de Naciones Unidas no pudo porque no fue invitado ni siquiera a la comida. El secretario general estuvo con los ministros y, por tanto, no pudo hablar con él", indicó. "Pero creo que si hubiera un listado de cuántas veces ha visitado al señor Ban Ki Moon y los encuentros mantenidos, demostraría que tenemos unas relaciones esplendidas", remachó.

Tras la consulta sobre el balance, el ministro fue cuestionado por la explicación que ofrece al hecho de que las imágenes de televisión mostraran durante la reunión de la OTAN sobre Afganistán a un presidente del Gobierno español solo en una mesa vacía durante más de diez minutos mientras el resto de mandatarios internacionales conversaban alrededor.

Moratinos contestó en un primer momento refiriéndose a la fotografía que plasman esa imagen en las portadas de la prensa nacional española y dijo que no tenía comentarios que hacer al respecto pero, ante la insistencia de los medios que le reclamaban una explicación sobre las imágenes, de más de diez minutos de duración, subrayó que éstas no tenían "mayor importancia".

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, María Teresa Fernández de la Vega, consideró "normal" que el jefe del ejecutivo no se haya entrevistado con Bush, en Bucarest porque no estaba prevista la reunión y recordó las "discrepancias" personales entre ambos. "El presidente tampoco esperaba esa reunión", dijo durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. "No tiene ninguna lectura. No había encuentro previsto. Todo el mundo sabe cuáles son las relaciones entre Zapatero y Bush, donde ha habido una discrepancia por la guerra en Iraq" pero las relaciones entre los países son de "gran sintonía" en el trabajo, garantizó.

De la Vega insistió, no obstante, que el saludo entre Bush y Zapatero fue "cordial y correcto" y es lo que se considera "encuentro informal", como los muchos que se producen en este tipo de citas. "Lo que dije es lo que se ha producido no lo que ustedes dijeron que se iba a producir", aseguró.

Sobre la fotografía de Zapatero solo, De la Vega dijo que el mandatario español es "un presidente respetado, querido y que ha liderado políticas de vanguardia en el ámbito de la UE y en política internacional".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios