El Gobierno vasco defiende la vigencia del tripartito

  • Urkullu también lo cuestiona: "De la actitud de los socios del Gobierno se evidencia que no parece que haya una especial voluntad de relación".

Comentarios 3

"Mi opinión es que este tripartito está agotado. Todo en la vida tiene su tiempo y los yogures también caducan". Estas declaraciones del diputado general de Vizcaya José Luis Bilbao (PNV) han abierto una brecha en el Gobierno vasco. La portavoz del Ejecutivo, Miren Azkarate, salía al paso asegurando que la fórmula del Gabinete tripartito (PNV, EA y EB) "no está agotado" porque "sigue trabajando, tiene un plan de Gobierno y sigue trayendo bienestar y prosperidad a este país". Sin embargo, el propio presidente del PNV, Iñigo Urkullu, avaló en cierta forma las palabras de Bilbao y culpó del 'agotamiento' a EB y EA: "De la actitud de los socios del Gobierno se evidencia que no parece que haya una especial voluntad de relación con el PNV".

Azkarate, durante una entrevista en ETB, dijo respetar la opinión del diputado general de Vizcaya, que después de considerar "caducado" el tripartito vasco abogó por un "gran acuerdo" entre PNV y PSE. "Es una opinión que el Gobierno vasco respeta, como respeta el resto de opiniones", dijo la portavoz del Ejecutivo, que se mostró convencida de que "la realidad nos demuestra todos los días que este Gobierno tripartito no está agotado". "Sigue aprobando proyectos de leyes, planes y decretos que son fundamentales para el bienestar social, el desarrollo económico y para esa segunda transformación económica que se propugnaba en Lisboa", afirmó.

Tras citar el Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación o el Plan de Competitividad Empresarial, entre otros, Azkarate insistió en que son iniciativas que "demuestra que funciona" y "que sigue trayendo proyectos y decretos para el bienestar de este país". En cuanto a la apuesta de Bilbao por un "gran pacto" con el PSE, la portavoz del Gobierno vasco señaló que "en el futuro las alianzas que se harán o dejarán de hacer las decidirán los partidos políticos, a la vista de la representación que den los ciudadanos en las urnas a cada formación política". Sin embargo, su opinión sobre el 'agotamiento' del tripartito no la comparte el PNV.

Su presidente, en los Desayunos Informativos de Europa Press, restó importancia al ruido en torno a las declaraciones de Bilbao, preguntándose "por qué se escandaliza la opinión pública" cuando son los socios del PNV los que "cuestionan" el tripartito. "De la actitud de los socios del tripartito se evidencia que no parece que haya una especial voluntad de relación con el PNV", aseguró Urkullu, que repasó diversas situaciones en las que ambos partidos han demostrado que prefieren acuerdos con otras formaciones: a EA de haber buscado el acuerdo con el PSE en Guipúzcoa y a EB de haber entrado "en una dinámica" con PP y PSE en las Juntas Generales de Vizcaya.

Para los dos socios agraviados, las cosas son, lógicamente, distintas. El consejero de Justicia, Empleo y Seguridad, Joseba Azkarraga, de EA, consideró que el único "yogur caducado lo representan" el discurso de Bilbao y el PSE. En este sentido recordó que el tripartito sigue gobernando y legislando "y la voluntad es que siga realizando lo mismo en la próxima legislatura", aseguró el consejero, que opinó que las declaraciones del diputado general de Vizcaya fruto del debate interno en el PNV, por lo que le rogó a los dirigentes jeltzales que hagan lo posible por no trasladar "esos debates a la sociedad".

Por su parte, el portavoz de la Presidencia de EB, Mikel Arana, calificó el tripartido de "una opción legítima y necesaria en defensa de la paz, la normalización política y la justicia social". A juicio de esta formación, Bilbao "deberá decir a la sociedad vasca y a su propio partido si aspira a ser el sustituto como candidato del PNV a lehendakari para pactar después con el PSE". Respecto a las palabras de Urkullu, Arana dijo que EB ha sido "leal" y también situó la polémica en un debate interno del PNV. En cualquier caso, señaló que los dirigentes jeltzales "están haciendo un gran favor al PSE, que encuentra en manifestaciones como éstas su mejor aliado en la carrera que ha emprendido hacia la Lehendakaritza".

"Claro que pensamos que el tripartito es una fórmula agotada, tan agotada como que estamos convencidos que este país, más que un cambio político, lo que necesita es un cambio de Gobierno", proclamó el secretario general del PSE, Patxi López, quien consideró "interesante" que un alto dirigente del PNV confirme el 'agotamiento' del tripartito y que la hoja de ruta de Juan José Ibarretxe "no tiene sentido". "Esto es algo que tienen que aclarar los nacionalistas vascos", sentenció López, que aseguró que "nuestra mano sigue tendida para el PNV, el PP, y para todos los que representan a la sociedad vasca para ver si somos capaces de alcanzar pactos".

Por último, el portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, que consideró las declaraciones de Bilbao una muestra de la "división interna" del PNV y de la "desconfianza en el lehendakari a la hora de gestionar el tripartito". A su juicio, es "evidente" el diagnóstico de la sociedad en torno "al agotamiento del tripartito", igual que es "una realidad socialmente aceptada el agotamiento del ciclo nacionalista". "Esa disputa por el poder significa también afán por mantenerse en el poder, evitar la alternativa y por ello eligen al único socio que nunca ha sido capaz de propiciar la alternativa en el País Vasco, que es el PSE", criticó Barreda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios