Hospitalizan por lesiones a uno de los dos presuntos etarras detenidos

  • Rubalcaba dice que los arrestos fueron legales, anuncia la detección de un zulo y advierte que la operación sigue abierta · 200 simpatizantes 'abertzales' increpan al Gobierno ante el centro médico

Comentarios 21

Uno de los presuntos etarras detenidos el domingo en Arrasate (Guipúzcoa), Igor Portu Juanena, tuvo que ser hospitalizado horas después de su arresto al presentar una fractura en una costilla, una contusión pulmonar y diversos hematomas en la cara. Según el parte médico, del que se hizo eco el diario Gara, el detenido ingresó con "policontusiones, fractura del noveno arco costal izquierdo, contusión pulmonar, hemoneumotórax izquierdo e importante enfisema subcutáneo desde la región cervical hasta pelvis".

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, subrayó que las lesiones que sufren Portu y Martín Sarasola, el otro detenido, son fruto del uso de la fuerza reglamentaria que tuvo que emplear la Guardia Civil, que cumplió "escrupulosamente" la legislación. Gracias a la doble detención, la Guardia Civil localizó por la tarde un zulo que "con toda seguridad pertenece a ETA", que contiene detonadores y componentes para fabricar explosivos, informó el ministro. Rubalcaba compareció después de que Portu asegurase que había sido "golpeado con puños y patadas en la cara, el tórax y el abdomen" durante su detención y advirtió que la operación policial sigue abierta porque el material incautado hace sospechar que los arrestados "no actuaban solos" ni eran "noveles".

Todo esto habría ocurrido durante el forcejeo previo al arresto con agentes de los Grupos Antiterroristas Rurales (GAR) de la Guardia Civil. Portu se encuentra ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Donostia de San Sebastián, el mismo en el que permaneció José Ignacio de Juana Chaos a causa de su huelga de hambre.

Fuentes jurídicas explicaron que tras la detención, la Guardia Civil informó al juez de guardia de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, que los agentes tuvieron que utilizar la fuerza contra uno de los arrestados porque opuso resistencia. Ante esta circunstancia, el magistrado delegó la investigación en el Juzgado de Guardia de San Sebastián, que ya analiza los hechos, e instó a que acudiera un médico forense a examinar al arrestado. El forense concluyó que Sarasola estaba en condiciones de ser trasladado a Madrid para ser interrogado mientras que Portu debía ser ingresado por las lesiones sufridas durante la detención, según las mismas fuentes.

La Benemérita tiene de plazo hasta el jueves para trasladar a los detenidos a la Audiencia Nacional, donde serán interrogados por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 3, Fernando Grande-Marlaska, que sustituye a Del Olmo durante unos días. Los agentes pueden solicitar una prórroga de 48 horas para el traslado.

La Guardia Civil sostiene que Portu ofreció resistencia durante su detención pero no comunicó a los agentes que sufriera dolencias. Estuvo presente en el registro de su domicilio, en la localidad navarra de Lesaka, sin perder en ningún momento el conocimiento. Comenzó a quejarse ante el médico forense, que decidió trasladarle al hospital.

El PNV exigió a Rubalcaba que comparezca ante el Congreso. Idéntica fue la reacción de sus socios del tripartito vasco. El portavoz de EB, Mikel Arana, consideró "necesaria y urgente" una investigación "rigurosa e independiente". Lo mismo opinó la presidenta de EA en Navarra, Maiorga Ramírez. El dirigente de la ilegalizada Batasuna Karmelo Landa señaló que se trata de una "gravísima noticia", mientras que la portavoz de ANV, Mariné Pueyo, señaló que se "confirman las denuncias de torturas". Unas 200 personas increparon al Gobierno ante el hospital convocadas por el Movimiento pro Amnistía.

más noticias de ESPAÑA Ir a la sección España »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios