Ibarretxe: "No podemos perder ni un día más en la lucha por la paz"

  • Tras criticar a Batasuna denuncia que la dispersión de presos de ETA "vulnera los principios humanitarios más fundamentales".

"No podemos perder ni un día más en la lucha por la paz y los derechos humanos". Este fue el aviso con claro aroma a ultimátum que el lehendakari, Juan José Ibarretxe lanzó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, transcurridos 198 días desde que le emplazó a "la apertura oficial de negociaciones para buscar acuerdos políticos", casi 200 días que consideró "perdidos para la paz". Ibarretxe realizó estas declaraciones en un acto celebrado en la sede del Gobierno vasco por los Derechos Humanos en el que, como acostumbra, dio una de cal y otra de arena. Así, tras acusar a Batasuna de "callar ante las atrocidades de ETA", denunció también que la dispersión de presos de la banda "vulnera los principios humanitarios más fundamentales".

En su primera comparecencia pública después de que la semana pasada el diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, afirmara que la fórmula del tripartito está "agotada" y de que el pasado lunes Zapatero dijera que estaba dispuesto a hablar con el lehendakari, aunque sin "aventuras", Ibarretxe repitió la advertencia que ayer ya lanzó la portavoz de su gabinete, Miren Azkarate. 

Así, recordó que el pasado 16 de octubre ofreció "la apertura oficial de negociaciones al presidente español" y que, desde entonces, "han pasado 198 días" sin que Zapatero haya respondido a su propuesta para mantener una reunión. Tras lamentar que hayan sido "198 días perdidos en la búsqueda de acuerdos políticos, de la paz y los derechos humanos", advirtió al presidente del Gobierno que "no podemos permitirnos ni un día más en la lucha por la paz y el fin de las vulneraciones de los derechos humanos".  En este punto, Ibarretxe no dudó en relacionar la Declaración de los Derechos Humanos con su 'hoja de ruta' y afirmó que dicha declaración "es un instrumento maravilloso para resolver nuestros conflictos en el siglo 21". 

"La sociedad vasca, el pueblo vasco ha sufrido muchísimo, horrores, con la violencia de ETA, también ha sufrido el pueblo español y tenemos que acabar de una vez por todas con nuestras diferencias políticas encontrando cauces de comunicación que nos permitan resolver nuestras diferencias", proclamó Ibarretxe que, dando de nuevo razones a los que le acusan de equiparar a víctimas y verdugos, tras acusar a Batasuna de "callar ante las atrocidades de ETA", denunció también que la dispersión de presos de la banda "vulnera los principios humanitarios más fundamentales".

En su discurso, con motivo del 60º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, Ibarretxe aseguró que "los derechos humanos nos corresponden a todas las personas sin excepción, también a quienes han cometido delitos o crímenes terribles" para acto seguido cargar contra la Ley de Partidos. En este sentido, proclamó que "es legítimo mostrarse contrario a ilegalización de ideas y el recorte de derechos civiles y políticos que supone la Ley de Partidos, porque no nos acerca a la paz ni a las soluciones políticas" e insistió en la legitimidad de "reclamar que no se vulneren los derechos de las personas presas".

Pero, en este punto Ibarretxe, que estuvo acompañado por el consejero de Justicia, Empleo y Seguridad Social, Joseba Azkarraga, y del vicesecretario general de Naciones Unidas entre 1986 y 1997, Marrack Goulding, quiso también echar un rapapolvo a Batasuna y afirmó que "no es de recibo que haya quienes denuncian estas vulneraciones y no levanten la voz para denunciar la extorsión y los asesinatos de ETA". "¿Cuál es la solidaridad y la denuncia que ha ofrecido ante la sociedad después del último asesinato de ETA, del asesinato de Isaías Carrasco?", se preguntó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios