Irene Lozano comunica a Pedro Sánchez que no irá en las listas del PSOE el 26-J

  • La diputada socialista ha alegado que "en este momento" su intención es involucrarse en "proyectos profesionales" que "por un tiempo" exigirán su "dedicación completa". Es la segunda renuncia en unas horas después de la de Chacón.

Comentarios 8

La diputada del PSOE Irene Lozano ha comunicado al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que renuncia a ir en las listas del partido en las elecciones generales del próximo 26 de junio, según ha anunciado ella misma en Twitter. "Le acabo de comunicar a Pedro Sánchez mi decisión de no ir en las listas", ha escrito. Lozano ha alegado que "en este momento" su intención es involucrarse en "proyectos profesionales" que "por un tiempo" exigirán su "dedicación completa".

En un texto que ha adjuntado al mensaje de Twitter, la diputada socialista ha dado las explicaciones de su renuncia al mismo tiempo que ha agradecido a Sánchez la "confianza" depositada en ella y su deseo de que repitiera en las listas del 26-J. "Hacer política en el PSOE ha sido para mí una experiencia única y un aprendizaje que forma ya parte de mi bagaje vital", ha señalado Lozano, que también ha subrayado el "compromiso político" de Sánchez con España, "su honestidad" y su "trabajo infatigable por el cambio" y se ha mostrado "segura" de que será el próximo presidente del Gobierno.

Su renuncia se ha conocido después de que Sánchez asegurara que contaba con Lozano para las próximas elecciones. En declaraciones a la Cadena Ser, el líder del PSOE ha explicado que tanto Lozano como la ex comandante Zaida Cantera tienen su "voluntad" y "compromiso" de que repetir en las listas, si quieren ser incluidas.

Pero la ex diputada de UPyD ha decidido no repetir tras cuatro meses como parlamentaria en el Grupo Socialista, en los que ha tenido un perfil bajo. Su fichaje, con el que Sánchez quería mostrar la "apertura" del PSOE, provocó malestar en un amplio sector del partido y fue criticada por algunos dirigentes.

El primero en hacerlo en público fue el presidente de Extremadura y líder de los socialistas extremeños, Guillermo Fernández Vara, quien, horas después de conocer su incorporación, un día antes de que el Comité Federal aprobara las listas, defendió que "lo primero" que tenía que hacer Lozano era "pedir disculpas" a todos los socialistas que se habían sentido "ofendidos" por sus palabras en los últimos años. En la mente de Vara, y en la de otros dirigentes socialistas, estaban sus ataques al PSOE, al que ha acusado de corrupción desde la tribuna del Congreso en muchas ocasiones. Su fichaje escoció especialmente en la federación de Susana Díaz, donde recordaban los ataques de Lozano por el caso de los ERE y sus referencias a Andalucía como el "cortijo" del PSOE.

De hecho, el secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, se ausentó de la votación de las candidaturas en la Comisión Federal de Listas para no tener que avalar la presencia de Lozano. El malestar, incluso entre dirigentes del círculo más próximo de Sánchez, se debió también al modo en que se gestó el fichaje, del que todos se enteraron una noche por los medios de comunicación, y su inclusión en el grupo de expertos que designó el secretario general para asesorar en la elaboración del programa electoral.

Además, se incorporó en la candidatura por Madrid, que tuvo otros focos de tensión: ocupó el cuarto puesto, sólo después de la catalana Meritxel Batet (número dos), y desplazó a la secretaria de Empleo del partido, Luz Rodríguez, que acabó como número uno por Guadalajara. Y fue en las listas por delante del que fuera candidato a la Secretaría General, Eduardo Madina, que era número siete y no obtuvo escaño. Sí lo hicieron tanto Lozano como la ex comandante Cantera, otra independiente, que iba como número seis.

Todo este revuelo frustró en gran medida el plan de Sánchez con su  fichaje, ya que, desde el primer momento de la precampaña, adoptó un segundo plano. Fuentes próximas a Sánchez reconocieron entonces que no tuvo mayor protagonismo en la campaña para evitar más tiranteces. Así, y aunque Sánchez defendió en todo momento su incorporación, se limitó a hacer campaña en Madrid y no se le dio ningún papel relevante. Tampoco lo ha tenido durante la corta legislatura. Lozano fue designada portavoz del PSOE en la Comisión de Reglamento, que no ha mantenido ni una sola reunión, y también ha sido vocal en las comisiones de Asuntos Exteriores y Defensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios