Cataluña

Junqueras arguye su pacifismo y el Supremo deja en vilo su libertad

  • El líder de ERC pide salir de prisión para representar a los electores tras el 21-D.

  • La Fiscalía se opone a su excarcelación y sostiene que su deseo de ser 'president' "no es moneda de cambio"

Comentarios 3

Oriol Junqueras, líder de ERC, pidió ayer al Tribunal Supremo (TS) el fin de su prisión preventiva para poder actuar en representación del cerca del millón de votos recibidos el 21-D, pero el fiscal se opuso a su puesta en libertad aunque, según fuentes presentes en la declaración, admitió permisos puntuales para ir al Parlament. Junqueras tuvo una intervención de unos dos minutos ante el TS, que revisó ayer su recurso contra la prisión preventiva.

El político imputado defendió el diálogo bilateral con el Estado y también su derecho a la representación política: "Creo en la paz por mis convicciones de carácter religioso", argumentó. El fiscal le respondió que sus derechos políticos no se han visto afectados hasta ahora por la prisión, dado que, de hecho, ha sido elegido en las elecciones del 21-D.

En todo caso, el Ministerio Público admitió que, si finalmente el Supremo mantiene la prisión, pudieran arbitrarse medidas para que salga puntualmente para ejercer como parlamentario y vuelva luego a la cárcel. Más allá de esta posibilidad, a juicio del fiscal la Justicia no debe verse afectada por el hecho de que Junqueras quiera ser president de la Generalitat. "No es moneda de cambio", dijo Javier Zaragoza, quien basó su oposición a la salida en libertad en el riesgo de reiteración delictiva.

Una nota de la Fiscalía informó asimismo de su posición: "Los hechos investigados, con carácter indiciario, pueden ser constitutivos de un delito de rebelión porque se han producido comportamientos violentos, en particular los días 20 de septiembre y 1 de octubre". "Asimismo, pueden ser considerados de forma alternativa como delitos de sedición y de malversación de caudales, infracciones muy graves en atención a las penas previstas para ellos en el Código Penal", añadió.

Además del fiscal, también cree que permanece el riesgo de reiteración delictiva la acusación popular ejercida por el partido Vox. Se trata de un riesgo que ya apreció el magistrado Pablo Llarena, instructor del sumario por el procés. En él se basa la decisión de prisión preventiva contra la que recurrió el imputado Junqueras. Así, Javier Ortega, líder del partido Vox, destacó que el riesgo de reiteración delictiva va "en contra de los argumentos de naturaleza política" de la defensa, y se apoyó en los indicios que apuntan a "una organización delictiva y un hoja de ruta" clara. Ortega y el fiscal consideran clave el documento EnfoCats, que recoge dicha hoja de ruta y que fue incautado al número dos de Junqueras, Josep Maria Jové. Por el contrario, la defensa del ex vicepresident lamentó que hayan sido otros los que hayan hecho un juicio político y que la Fiscalía haya cuestionado el derecho del político independentista a representar a sus votantes. "Junqueras ha afirmado que su apuesta es por el diálogo, la negociación bilateral... eso se ha visto en la campaña, y sólo por la intención de crear un riesgo inventado de reiteración delictiva, se está olvidando por las acusaciones. Ese es su compromiso personal", agregó, antes de explicar que el preso, a pesar de su situación, "está bien".

En cualquier caso, el Supremo dejó en vilo su dictamen y seguirá deliberando en los próximos días. La revisión del recurso de Junqueras se celebró desde las 10:40 hasta las 13:00.

Los argumentos de Junqueras no convencieron al PP. "Debería dimitir. Y tanto él como Carles Puigdemont no deberían haberse presentado jamás a unas elecciones siendo presuntos delincuentes", sentenció Rafael Hernando, portavoz de los populares en el Congreso. También desde Ciudadanos cuestionaron al líder de ERC. "Además de ser un hombre de paz y creyente estaría bien que dijera que va a cumplir las leyes y la Constitución", reclamó el secretario general del partido naranja, José Manuel Villegas. El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, criticó las "contradicciones" de la Justicia: "Seguimos esperando si le conceden o no la salida de la prisión provisional a Junqueras, que no está condenado. Pero está aún libre Urdangarín, el cuñado Borbón, que sí está condenado a 6 años de cárcel por corrupción", argumentó.

El diputado de ERC Gabriel Rufián admitió que "el plan A" de soberanismo es restituir a Puigdemont, pero añadió que Junqueras es el plan B y consideró "de puro sentido común" hacerlo president si el primero no vuelve de Bruselas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios