Cataluña mira al Supremo

  • La defensa de Junqueras apela este viernes a su derecho a participar en política tras el 21-D para salir de prisión

  • La renuncia de los ex 'consellers' fugados a sus actas puede atar la mayoría secesionista

Una mujer muestra un cartel con los cuatro encarcelados: Junqueras, los dos 'Jordis' y Forn. Una mujer muestra un cartel con los cuatro encarcelados: Junqueras, los dos 'Jordis' y Forn.

Una mujer muestra un cartel con los cuatro encarcelados: Junqueras, los dos 'Jordis' y Forn. / EFE

La nueva etapa de la crisis soberanista en Cataluña vivirá hoy la primera cita clave del año cuando el ex vicepresidente del Govern Oriol Junqueras declare ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena que decidirá si lo deja en libertad tras dos meses en prisión por delitos vinculados al procés. Si queda en libertad, el líder de ERC se convertiría en serio candidato a presidir un nuevo Govern secesionista tras el 21-D.

El abogado de Junqueras, Andreu van den Eynde, aseguró ayer que su cliente podrá ejercer su cargo de diputado en el Parlament o presidir el Govern si Puigdemont no puede ser investido, incluso aunque el Tribunal Supremo desestime hoy su recurso y decida mantenerlo en prisión. "Tiene derecho a salir a defender su proyecto en la sesión de investidura y, si fuera investido, sería presidente de la Generalitat", dijo el letrado en Catalunya Radio.

La suerte de Junqueras marca así una primera fecha clave para la formación del Govern en un intenso calendario político que seguirá el 17 de enero con la sesión constitutiva del nuevo Parlament y a final de mes con la sesión de investidura en la que se intentará elegir al president. La defensa de Junqueras alegará que no existen riesgos para mantenerlo preso y apelará a su derecho de participación política tras el 21-D. La Sala de lo Penal del Supremo, integrada por los magistrados Miguel Colmenero, Francisco Montende y Alberto Jorge, tendrá que decidir si atiende a su petición o levanta la medida de prisión que pesa sobre él desde el 2 de noviembre por rebelión, sedición y malversación por su implicación en el procés.

En el recurso presentado a la Sala de Apelaciones el 21 de diciembre, Van den Eynde alegaba que ya no persistían los supuestos por los que la magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela acordó su ingreso en prisión, ya que no existe riesgo de fuga ni de reiteración delictiva.

En su petición de libertad, el líder de ERC tendrá en contra a la Fiscalía y a la acusación popular que ejerce Vox, partidarios de que se le mantenga en prisión.

Es fácil prever que la defensa quiera que al final de la vista, que comenzará a las 10:30, el líder de la formación independentista se dirija directamente a la Sala teniendo en cuenta que en su recurso al auto del magistrado instructor de la causa, Pablo Llarena, se solicitó que pudiera estar presente en la cita judicial. En caso de que Junqueras siguiera detenido, el abogado adelantó que pedirá su traslado a una cárcel catalana para poder acudir a los plenos del Parlament. La decisión del Supremo podría conocerse hoy mismo o en los próximos días.

Por otro lado, los cuatro ex consellers que acompañan a Puigdemont en Bruselas podrían verse obligados a renunciar a sus actas de diputados para atar la mayoría absoluta independentista en el Parlament, ante votaciones como la constitución de la Mesa y la investidura. Según fuentes de JxCat, ERC y la CUP, en las conversaciones que llevan a cabo estos días con vistas a garantizar la mayoría secesionista ya han explorado un posible escenario en el que los cuatro ex consellers en Bruselas (Clara Ponsatí y Lluís Puig, de JxCat, y Toni Comín y Meritxell Serret, de ERC) no puedan votar en la Cámara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios