España

Liberados los dos cooperantes españoles secuestrados hace nueve meses en Argelia

  • El Gobierno asegura que los dos y la italiana capturada junto a ellos están en manos de mediadores en Burkina Faso y ya ha enviado un avión para su traslado.

Comentarios 7

Los dos cooperantes españoles y la italiana secuestrados hace casi nueve meses en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia), Ainhoa Fernández de Rincón, Enric Gonyalons y Rossella Urru, han sido liberados, según han informado fuentes del Gobierno. Fernández, Gonyalons y Urru fueron apresados el pasado 23 de octubre y trasladados al norte de Mali por el grupo salafista Movimiento Unicidad y Yihad en Africa del Oeste (Muyao), una rama de Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI). El Ejecutivo ha enviado ya un avión a la zona para traer de vuelta a los dos españoles.

Según las fuentes del Gobierno, que no han revelado detalles del lugar en el que los cooperantes han sido liberados, se ha enviado un helicóptero para trasladar a los tres a la zona a donde se ha desplazado el avión, una operación que se ha retrasado por una tormenta. El portavoz del grupo radical islámico Ansar al Din, Sanda Uld, ha avanzado que los tres se encuentran ya en manos de mediadores de Burkina Faso.

En una primera valoración de esta operación, el Gobierno ha considerado que se trata de un éxito del servicio exterior del Estado y ha destacado la colaboración con los gobiernos de la zona. Hace una semana, Muyao liberó también a tres de los siete diplomáticos argelinos que mantenía retenidos desde el 5 de abril. La agencia mauritana de noticias ANI había informado de que el saharaui Mamine uld Evghir, preso en Nuakchot por su presunta implicación en el secuestro de los cooperantes y cuya liberación era una de las condiciones exigidas por el grupo para poner fin al mismo, había sido trasladado desde la cárcel a un lugar desconocido. Un movimiento que la agencia interpretaba como el posible preludio del fin del cautiverio. No obstante, el portavoz de la organización Ansar Al Din, quien ha informado en un primer momento de la liberación de Fernández, ha asegurado que no había habido condiciones.

Nueve meses de cautiverio

Los tres cooperantes fueron privados de su libertad el pasado 23 de octubre. Fernández pertenece a la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Extremadura, mientras que el mallorquín Enric Gonyalons, es miembro de la ONG vasca Mundubat. Su secuestro fue confirmado en su momento por el Ministerio de Información de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que aseguró que estaba trabajando con el Frente Polisario para lograr la liberación de los dos españoles y la italiana.

Los secuestradores entraron en el campamento en un todoterreno y atacaron el lugar. Uno de los rehenes, Enric Gonyalons, y un guardia saharaui habrían resultado heridos en el fuego cruzado con los captores. En diciembre, Muyao dio a conocer un vídeo en el que se podía ver a los tres cooperantes con vida. El Gobierno español precisó entonces que habían recibido las imágenes y que se habían puesto en contacto con los familiares de los secuestrados. El pasado 7 de marzo, en su primera comparecencia ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, reveló que los tres cooperantes compartían cautiverio "en el norte de Malí", después de la visita que realizara a esa nación africana para entrevistarse con el entonces presidente maliense, Amadou Toumani Touré.

Unos días después se conoció que uno de los jeques locales que negociaban la liberación de los dos españoles y la italiana había sido asesinado, según informaciones divulgadas por la web argelina elkhabar.com, citando fuentes de la seguridad de la región del Sahel. El fallecido sería el jeque Bahla Ag Nouh, asesinado al parecer el viernes 9 de marzo en una región al sur de la localidad mauritana de Taoudenni en una emboscada en una carretera secundaria cuando viajaba entre este pueblo y la localidad mauritana de Anefis. El jeque Bahla era uno de los miembros más destacados de las tribus árabes Adjawad que viven en el norte de Mali y estaba considerado como uno de los negociadores clave para la lograr la liberación de los cooperantes.  elkhabar.com especulaba con que la muerte de Bahla podría ser obra de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que probablemente temía que el jeque conociera el paradero de los secuestrados y difundiera esta información para facilitar una intervención militar occidental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios