España

Llarena aclara a Alemania que su petición de entrega de Puigdemont no tiene fallos formales

Comentarios 3

El juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, informó ayer por carta al fiscal del tribunal alemán que debe resolver la entrega del ex president Carles Puigdemont de que la orden de detención europea cursada contra él reúne todos los requisitos formales y no deben caer en el mismo error que Bélgica.

El magistrado que se encarga del sumario abierto por el procés en el alto tribunal ha actuado así para evitar el error de interpretación que, a su juicio, cometieron el miércoles las autoridades belgas al señalar defectos de forma en la orden europea de detención cursada desde el Supremo contra los ex consellers Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig.

Su entrega ha sido denegada por Bélgica por errores formales.

Los belgas consideraron que la orden europea de detención debe basarse en una orden de detención nacional o un documento con valor ejecutivo similar, dice Llarena en su carta.

Y añade que sus peticiones de entrega se basan en autos de procesamiento, los cuales tienen un valor no ya igual, sino superior a una orden de detención.

Del escrito del magistrado se deduce que si ha habido un error respecto a las órdenes europeas de detención cursadas a Bélgica, éste ha sido cometido por las autoridades de aquel país, al desconocer el valor ejecutivo de los autos de procesamiento. Y por eso quiere informar a Alemania.

El asunto de fondo que el magistrado reprocha a Bélgica y explica a Alemania es que la norma que regula las órdenes europeas de detención, la decisión Marco, establece como requisito que estén basadas en una orden de detención nacional.

Pero también contempla "una sentencia firme" o "cualquier otra resolución judicial ejecutiva que tenga la misma fuerza". Es en ese punto en donde se han equivocado las autoridades belgas, pues un auto de procesamiento tiene, en nuestro ordenamiento, mayor peso que una mera orden de detención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios