Llegan a Tenerife dos pateras con 88 subsaharianos y tres cadáveres

  • Las bajas temperaturas durante la travesía obligan a ingresar a nueve supervivientes por hipotermia y deshidratación · Los servicios de salvamento identifican a dos menores de edad entre la tripulación

Tres inmigrantes fallecieron y nueve tuvieron que ser hospitalizados por hipotermia y deshidratación después de que dos pateras arribaran a la isla de Tenerife con 91 indocumentados la pasada madrugada. Entre los irregulares hay dos menores de edad. Ante este nuevo drama en su costa, el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, que lamentó los fallecimientos, criticó la actuación del Ejecutivo central por no impulsar medidas que ayuden a atenuar el drama que sufren los subsaharianos que llegan a las costas canarias.

Del primer cayuco que atracó en el muelle de la localidad tinerfeña de Los Cristianos, a bordo del cual viajaban 52 personas, cinco fueron trasladadas a diferentes hospitales tinerfeños. Uno de ellos llegó a la costa ya cadáver, mientras que otros dos son menores. En la segunda embarcación, con 39 personas a bordo, fueron dos lo que ya habían fallecido a su llegada y cuatro, tras ser atendidos por Cruz Roja en el puerto, tuvieron que ser ingresados. Incluso a uno de ellos hubo que realizarle una amputación de una mano.

Debido a las malas condiciones en las que alcanzaron la costa española, ninguno de los sin papeles fue capaz de dar detalles del viaje. Se desconoce por el momento de dónde partieron los cayucos. "Nos interesa saber cuántos días de viaje llevan para poder facilitar toda esta información al equipo médico, cuántos días han podido estar sin agua o sin comida", explicó el portavoz de Cruz Roja, Austin Taylor, en declaraciones a RNE. Taylor se mostró muy impresionado por el estado de los inmigrantes a su llegada, y calificó de "dramática" la situación vivida.

Según relató, los inmigrantes se encontraban desorientados y "tenían sed y frío". La llegada del invierno supone una bajada en la temperatura del mar que convierte el clima en un calvario insoportable para un viaje de tantos días, incluso tratándose de alcanzar las Islas Canarias.

Tras estos hechos, Paulino Rivero, de Coalición Canaria, lamentó profundamente las tres muertes anunciadas. El presidente nacionalista declaró que, a su juicio, estos fallecimientos son producto de la desesperación que se vive en el mar entre África y Canarias. Además, criticó al Gobierno central porque no impulsa las medidas que desde su formación se han reivindicado para ayudar a atenuar el drama de lo que significa "desde el punto de vista humanitario la inmigración clandestina que está sembrando la muerte en el Atlántico", señaló.

Paralelamente, Salvamento Marítimo interrumpió la búsqueda de los nueve tripulantes de una patera que naufragó el pasado lunes a 70 millas del Cabo de Palos (Murcia), tras considerar que hay pocas posibilidades de encontrarlos con vida, y sin que ninguno llevara chaleco salvavidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios