López sitúa su pacto con Basagoiti al margen del fuego cruzado de PP y PSOE

  • El lehendakari asegura que su acuerdo con los populares vascos está "blindado" y "aislado" de las tensiones en el resto del país · Atribuye a Ibarretxe la "inacción" económica que le reprocha su 'socio preferente'

El lehendakari, Patxi López, destacó ayer que el pacto entre el PSE-EE y el PP que posibilitó su investidura está "blindado" y "aislado" de las disputas y enfrentamientos que socialistas y populares mantienen en el conjunto de España.

López compareció ante los periodistas en su residencia oficial del Palacio de Ajuria Enea, en Vitoria, para hacer un balance de los cien primeros días de su Gobierno y se centró en la lucha contra ETA y en las acciones para hacer frente a la crisis.

A preguntas de los periodistas sobre cómo influye en Euskadi el enfrentamiento que PSOE y PP mantienen en el resto del país, el lehendakari insistió en que el pacto PSE-PP tiene "vocación de mantenerse" a lo largo de toda la legislatura, porque el PP es para su Gobierno un "socio preferente y va a seguir siéndolo".

López empezó su intervención haciendo mención a las tres víctimas de ETA asesinadas durante los tres primeros meses de su mandato: el inspector de Policía Eduardo Puelles, en Arrigorriaga (Vizcaya), y los guardia civiles Diego Salvá y Carlos Sáenz de Tejada, fallecidos en Mallorca, a las que se refirió como "las tres lágrimas negras" que han empañado su Gobierno.

López, que posteriormente se sometió a una entrevista de una hora con los ciudadanos a través de Twitter, hizo un repaso de la acción de su Gobierno en los 100 primeros días pero también aprovechó para recordar cuáles serán sus prioridades de actuación en el futuro.

Entre los logros, López apuntó a la capacidad de su Gobierno para acabar con los "aislamientos innecesarios" que se materializaron con la "apertura de las relaciones con todas las administraciones" vinculadas al País Vasco. De ahí que, tras el encuentro entre Patxi López y su homólogo navarro, Miguel Sanz, se pusiera punto y final a una década de incomunicación entre Euskadi y Navarra. También se recuperaron las relaciones entre Cantabria y Euskadi o con el presidente del Gobierno. "El enfrentamiento permanente no era la mejor herramienta para los vascos y las vascas. No vamos a dejar de empeñarnos en ello", se comprometió López.

El lehendakari se fijó como objetivos "luchar contra ETA y asentar la paz y la libertad en Euskadi, enfrentarse a la crisis económica y preparar el futuro para que este país se sitúe en las cotas más altas de bienestar de calidad de vida".

El portavoz del PP en el Parlamento vasco, Leopoldo Barreda, que valoró positivamente el compromiso entre el PP y el PSE, mostró su preocupación por la "inacción" del PP en materia económica. "Hay que concretar reformas -explicó en RNE- y explotar toda la capacidad del Concierto Económico para tomar medidas económicas eficaces".

El lehendakari achacó su inacción a su antecesor, Juan José Ibarretxe, al que llamó "gastador irresponsable" en sus últimos meses de gestión, lo que "ha supuesto un gran handicap" para el nuevo Ejecutivo.

López destacó que su Gabinete ha relanzado el diálogo entre empresarios y sindicatos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios