El hijo de Luis Portero dice que ETA llamó a su casa para confirmar su muerte

  • Daniel Portero recuerda que a su padre le denegaron la escolta semanas antes de que fuera asesinado en Granada

Comentarios 6

Uno de los hijos de Luis Portero, el fiscal jefe de Andalucía asesinado por ETA, aseguró que mientras su padre agonizaba "la banda terrorista llamó a su casa para confirmar" que había muerto. Dos etarras le descerrajaron sendos disparos en la cabeza en el portal de su casa en Granada el 9 de octubre de 2000. Daniel Portero, uno de los vástagos del fiscal jefe de Andalucía, declaró como testigo en el juicio, visto para sentencia, que la Audiencia Nacional celebra contra el ex dirigente etarra Juan Antonio Olarra Guridi por ordenar el atentado contra el fiscal andaluz. Según el hijo de Portero, las semanas anteriores a su muerte, el fiscal jefe de Andalucía "estaba muy preocupado y nervioso" porque "le habían denegado la defensa personal que él había solicitado al conocer que era objetivo de ETA".

En el juicio también comparecieron Jon Igor Solana y Harriet Iragi, los dos miembros del comando Andalucía que actualmente cumplen condena por ser los autores materiales del asesinato. Ambos declararon que no conocían a Olarra en el momento en el que integraban el comando y que sus declaraciones ante la Policía -en las que señalaban al procesado como quien les daba desde Francia las órdenes, los objetivos y la documentación para cometer los atentados en España- carecen de validez porque "fueron efectuadas bajo torturas".

En su informe de conclusiones finales, el fiscal Juan Moral mantuvo su petición de condena de 30 años para Olarra al considerarle el inductor del asesinato. El representante del Ministerio Público argumentó que el tribunal debe recoger en su sentencia condenatoria el "nulo valor" de las acusaciones de malos tratos realizado por los dos etarras, porque las lesiones que presentaban "son fruto del forcejeo" en su detención por la Policía.

También solicitó que Olarra indemnice a la mujer y a los cuatro hijos del fiscal andaluz con 750.000 euros.

Iragi y Solana fueron capturados en Sevilla una semana después del asesinato de Portero, tras una espectacular persecución por las calles de la capital andaluza que arrancó poco después de que asesinaran al coronel médico Antonio Muñoz Cariñanos. Por su parte, Francia entregó temporalmente a Olarra el pasado 17 de julio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios