Magdalena Álvarez, firme candidata a seguir en Fomento

  • La gaditana Bibiana Aído, que asume la nueva cartera de Igualdad, sorpresa de última hora

Comentarios 1

En los primeros días de esta lluviosa Feria de Sevilla, el presidente de la Junta y secretario de los socialistas andaluces, Manuel Chaves, comentó que si él fuera Zapatero y tuviera decidido contar con Magdalena Álvarez, la dejaría al frente del Ministerio de Fomento.

Al final, todo hace indicar que Magdalena Álvarez conservará la cartera encargada de las obras públicas en España al menos hasta 2010, fecha en la que Zapatero remodelará más profundamente el Gobierno para afrontar la segunda mitad de la legislatura y posiblemente su candidatura por tercera vez a la presidencia del Gobierno en 2012.

Pero de ser así finalmente, la permanencia de la malagueña en dicho cargo no ha resultado nada fácil. Fuentes cercanas a Presidencia del Gobierno fijaban el pasado miércoles en la resistencia de Magdalena Álvarez a dejar Fomento a cambio de otro destino ministerial -Industria o Administraciones Públicas, principalmente- uno de los escollos que tenía Zapatero para cerrar el nuevo Gobierno socialista.

Entre la primera votación y la investidura de ayer, el ya presidente del Gobierno ha debido entender que la salida de la malagueña de Fomento podría ser interpretada como un castigo por el retroceso del PSOE andaluz en las legislativas y autonómicas del pasado 9 de marzo, como una bofetada política, en definitiva, al propio presidente de la Junta. Y aceptó incluirla en el nuevo Gabinete como máxima responsable de la obra pública en España.

Esta más que probable decisión de Zapatero ha tenido una tensa trastienda. Los socialistas andaluces han mantenido desde la cita electoral unas tensas negociaciones, en el seno del PSOE y del Grupo del Congreso, con los socialistas catalanes, que se autoproclamaron los principales vencedores de las legislativas y que se dispusieron a rentabilizarlo con la inclusión de la catalana Teresa Cunillera como vicepresidenta primera de la Cámara Baja a cambio de la secretaría primera para el onubense Javier Barrero. En la dirección del Grupo, la secretaría primera para la gaditana Mamen Sánchez se compensó con la segunda del barcelonés Daniel Fernández.

Fruto de esta negociación se acordó, al parecer, que, en el caso de que Magdalena Álvarez saliera del departamento de Fomento, ningún político catalán ni andaluz ocuparía este cargo.

Sin embargo, con el transcurso de los días, el PSOE andaluz, con 11 diputados más que un PSC que, además, mantiene su reivindicación de formar algún día un grupo aparte, ha hecho valer de cara a Zapatero su peso real en el Grupo Socialista en el Congreso, y ha mantenido el apoyo a Magdalena Álvarez para que sólo aceptara continuar en Fomento.

La concesión de Zapatero a CiU -pero también al PSC y al tripartito catalán- de la publicación de las balanzas fiscales ha fortalecido la posición de los socialistas andaluces.

Además, Chaves y lo suyos han podido lograr incluir a un segundo andaluz en el nuevo Gobierno y anoche circulaban varios nombres en los ambientes políticos de Madrid. Fuentes cercanas al Gobierno apuntaban anoche a Bibiana Aído, número dos en la lista del PSOE de Cádiz, que pasaría a ocupar la cartera de Igualdad y Asuntos Sociales, un nuevo ministerio creado por Zapatero para lograr la igualdad real entre hombres y mujeres. En el camino se habrían quedado otros ilustres del clan de Jaén del consejero Gaspar Zarrías como Francisco Vallejo. También Micaela Navarro y Concepción Gutiérrez, que se han barajado en los últimas semanas .

En cualquier caso, hoy se sabrá. Pero eso sí, poco después de lograr ayer la investidura, Zapatero adelantó al diputado gaditano De la Encina que los socialistas andaluces tendrían hoy motivos para estar satisfechos con la composición del nuevo Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios