Maquinaria electoral en marcha

  • Rajoy promete una campaña sin la "farsa" de la nueva política Sánchez se retracta por llamar indecente al líder del PP y se ve con fuerzas para derrotarlo Podemos e IU, cerca de ir juntos

Sin ya prácticamente margen para formar Gobierno, los partidos se preparan para una nueva campaña electoral tras su fracaso para alcanzar un acuerdo después de cuatro meses de negociaciones. Ayer, apenas unas horas después de que el Rey constatara que no era posible proponer a un candidato para ser investido presidente, los líderes de las principales formaciones entraron en la batalla electoral de cara al 26 de junio, fecha de los comicios.

Mariano Rajoy, reunido en Alicante con los portavoces parlamentarios del PP, hizo un llamamiento a los votantes que han podido comprobar en los últimos cuatro meses cómo es la "nueva política" y prometió una campaña electoral de propuestas alejadas del "espectáculo" y de la "farsa". El presidente de los populares acusó a Pedro Sánchez de ser un "sectario de colosales proporciones" por pretender cambiar las reformas del PP que, a su juicio, han funcionado.

También volvió a censurar a Ciudadanos, al reprochar al partido de Albert Rivera que asumiera el programa de los socialistas y quisiese hacer presidente a Sánchez. Rajoy considera que el PP tiene "una obligación mayor" con España y por eso afirmó que su partido seguirá "dando la cara", aunque algunas veces se la hayan "partido", en "defensa de los intereses generales".

Sánchez sorprendió a primera hora de la mañana en una entrevista en la Cope al retractarse por decir que Rajoy "no era decente", acusación que levantó polvareda en la anterior campaña electoral. "Admitiendo todas las discrepancias ideológicas y las diferencias políticas que pueda tener con Rajoy, creo que ese día me equivoqué", confesó. El secretario general del PSOE, en cualquier caso, afirma que se encuentra con "ánimo fortalecido" y "más ganas que nunca" de derrotar al presidente en funciones el 26 de junio.

En clave electoral, Sánchez atizó a Pablo Iglesias aludiendo a que "no representa" a los votantes de Podemos tras impedir poner en marcha sus demandas "legítimas" de combatir la corrupción o favorecer la regeneración democrática. Pretendió el dirigente socialista minar la relación del líder morado con su mano derecha, Íñigo Errejón, tirante en los últimos tiempos, al decir que "ha triunfado el ala dura de Podemos" de Iglesias y Juan Carlos Monedero y "ha perdido el ala moderada" que abandera Errejón, quien en su opinión ha tenido "claramente un desplazamiento" en su partido.

Rápidamente saltó a la palestra el portavoz de Podemos para apuntar que el PSOE lo ha elegido a él como "el enemigo a batir", ya que Sánchez trata de "buscar en casa ajena" las "frustraciones" provocadas en la "propia". "El PSOE necesitaba socios y no palmeros", alertó Errejón.

Para zanjar cualquier duda, Iglesias confirmó en Antena 3 que "no contemplo un escenario en el que Íñigo no sea el número tres" en las próximas elecciones por considerarlo "uno de los valores fundamentales de nuestra organización".

Realizó esta afirmación el mismo día en el que la dirección de Izquierda Unida aprobó por 35 votos a favor y tres abstenciones abrir una negociación con Podemos para acordar una posible confluencia nacional entre ambas formaciones con vistas a las generales. Iglesias confirmó que ya se ha iniciado un diálogo con la formación de Alberto Garzón, que se encuentra "en fase preliminar" con Pablo Echenique, el secretario de Organización que sustituyó a Sergio Pascual, como interlocutor.

"Estamos poniendo todo de nuestra parte", explicó Iglesias, subrayando que las conversaciones sólo acaban de comenzar. "Nuestro objetivo es ganar las elecciones al PP y estamos en una coyuntura histórica especial en la que tenemos que ser generosos y sumar a muchas fuerzas para configurar un Gobierno de coalición progresista", proclamó.

El líder de Ciudadanos (C's), Albert Rivera, también comenzó con antelación la precampaña. "No tenemos que escoger entre gobiernos corruptos o populistas", aseveró en referencia al PP de Rajoy y a Podemos, respectivamente, "sino un Gobierno reformista que apueste por la regeneración".

Estas cuestiones serán tratadas por la Ejecutiva del partido naranja de la próxima semana, donde ya empezarán a perfilar la campaña electoral, en la que pedirán la confianza de los españoles para "empujar" y ser decisivos con el fin de "salir del atasco" y poner en marcha el país. Incidirán en la capacidad de diálogo demostrada por C's durante estos cuatro meses de negociaciones, llegando incluso a firmar un pacto con el PSOE.

Quizás todos deban atender el mensaje lanzado por el socialista Ángel Gabilondo en La 1, donde abogó por que los partidos se sienten a negociar sin "vetos previos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios